Logo Soy Carmin
El amor es ciego: porque pasa esto en las parejas
Buena Vida

El amor es ciego: porque pasa esto en las parejas

El miedo a la pérdida es una de las principales razones por la que a veces las personas llegamos a soportar actitudes y malas intenciones de parte de nuestra pareja. 

Por: Nancy Villarreal

El amor es ciego: porque pasa esto en las parejas(Especial Pexels)

El amor es ciego: porque pasa esto en las parejas | Especial Pexels

Una frase bastante popular que suele convertirse en una dolorosa verdad es esa que dice que "el amor es ciego". Cuando practicamos relaciones de pareja basadas en ideas demasiado románticas, como sacadas de los cuentos de hadas, estas frecuentemente guían nuestras acciones y actitudes a extremos un tanto tóxicos. 

Y es que como pasa con todo, son únicamente los extremos los que nos hacen daños. Con esto nos referimos a que no es malo del todo que dentro de nuestra relación haya romanticismo o cierta ceguera sentimental, basada en la confianza. El inconveniente llega entonces cuando la que reina es la idealización tanto de la interacción como de la pareja

Puedes leer: Cuáles son los signos zodiacales más sumisos cuando están en pareja

De muchas maneras, crecimos con la idea de que amar es sinónimo de aceptar a la otra persona con todo y sus imperfecciones, las cuales todos las tenemos. En gran parte es verdad, pero algo que no debe salir de nuestra cabeza son esos obstáculos que a veces nuestro corazón le pone a nuestra cabeza cuando el sentimiento que tenemos es muy grande. 

Una buena práctica dentro de las relaciones de pareja es recordarnos mutuamente esas cualidades que nos caracterizan y que nos gustan del otro, como un modo de fortalecer el vínculo sentimental. Sin embargo, siempre llegará un momento en el que logremos ver esos defectos que hacen que nuestro compañero o compañera no sea del todo perfecta. 

Una característica de las relaciones exitosas es la tolerancia y la buena comunicación al momento de lidiar con esas acciones o ideas que pueden no encajar del todo con las de nosotras, pero sin caer en papeles extremistas. Cuando nuestra pareja se convierte prácticamente en un proyecto en el que trabajar, es ahí cuando ya no hay comodidad. 

Otra cosa que se dice por ahí es que tu compañero de vida va a arreglar esas cosas en las que de repente falla por amor a ti, y si bien no se trata como tal de un cambio total, es simplemente una búsqueda de armonía. Pero, ¿qué pasa con esas imperfecciones que superan los límites del amor, el respeto y la tolerancia?

¿Por qué no dejamos esas relaciones que ya no funcionan?
¿Por qué no dejamos esas relaciones que ya no funcionan?

Algunos especialistas en relaciones que han trabajado con casos de insatisfacción marital y divorcios, encontraron que los defectos o errores más frecuentes que llevan a una separación son las infidelidades, el abuso físico o de sustancias adictivas, así como la violencia emocional y verbal. Suena bastante lógico entonces identificar estos casos como los que no se deberían tolerar, pero cuando pasa, ¿por qué ocurre?

Porque a veces el amor, los buenos momentos del pasado y una dependencia emocional pueden hacernos confiar que nuestra pareja es capaz de mejorar, se tiene una esperanza en que con el tiempo se dará cuenta de sus errores y que cambiará sus comportamientos. 

Vivir y convivir con estos casos no negociables y justificar su existencia dentro de la pareja puede tener un fuerte costo emocional y psicológico. La depresión, la ansiedad y los ataques de pánico se harán presentes en el momento que recordemos que vivimos con alguien que nos engaña o maltrata, sin embargo, no podemos dejarlo por el miedo a estar solas o solos

Puedes leer: Razones por las que las parejas se desenamoran