Buena Vida

Eduqué a otros niños y me olvidé de los míos

Madres trabajadoras, adelante

Por: Norma Portillo

Foto: Res.cloudinary.com

Foto: Res.cloudinary.com

Hace tiempo platicando con una de mis maestras me dijo que la entrada más fuerte de dinero en su casa provenía de ella y que para eso tuvo que tomar dos turnos de trabajo.

Afortunadamente para ella, su esposo le ayudaba en la crianza de sus hijas, pero se lamentaba que se dedicaba a cuidar y educar a los hijos de otras mujeres y se había olvidado de educar a las propias.

Ella ama su trabajo y le gusta educar a los niños, pero el tener que hacerlo todo el día y durante años, se perdió de muchas emociones al lado de las dos personitas que más ama en la vida.

Esta es una reflexión que he escuchado una y otra vez de las mujeres que tienen que salir de casa para trabajar y que pasan gran parte de su tiempo fuera de casa.

Creo que es necesario replantear nuestras prioridades y que si bien es cierto, la parte económica es muy importante, también lo es la parte afectiva y emocional. Nuestros hijos nos necesitan, así como nosotras necesitamos de ellos.

El tiempo se va y no regresa, se esfuma y los hijos crecen. Es verdad que los tiempos son difíciles, necesitamos trabajar, pero tratemos de compaginar las dos cosas. Cada una en la medida de sus posibilidades, y si es poco el tiempo que podemos pasar en casa, verdaderamente interesémonos por la vida de nuestros hijos.

Esto te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • familia
  • amor
  • hijos
  • trabajo
  • tiempo

Comentarios

Te puede interesar