Logo Soy Carmin
Deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel
Buena Vida

Deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel

Deja tú lo guapa, la vida me ha enseñado que la manera en como me veo al espejo sale sobrando si el alma está triste. Y la verdad es que yo al lado de ese idiota era todo menos feliz, pero ahora lo dejé. 

Por: Karen Villaseñor

Deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel(Foto Unsplash)

Deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel | Foto Unsplash

Sí, yo también me enamoré, de un hombre que pinté en mis sueños, en aquellos anhelos de niña en busca del príncipe azul. También creí que el amor lo podía todo y me aferré a demostrar que mi cuento no iba a fracasar. Por eso y más, me quedé ahí, viviendo con dolor, pero hoy, estoy más guapa que nunca. Es más, deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel. 

Yo también pensé que ese idiota era mi todo, me creí sin vida, perdida, como si quedarme sin él fuera el fin de todo, pero fue el inicio de un amor. Un amor de verdad, de esos que te sacuden el alma y te recuerdan por qué debes abrazarte por encima de cualquiera. Un amor propio que hace mucho no sentía. 

 

Deja tú lo guapa, dejé al idiota que me fue infiel 

Porque la verdad es que no es fácil salir del hoyo, aunque en el fondo sepas que estás nadando en basura, que tus días segregan amargura y que si mañana es el último día de tu vida, seguro te arrepentirías de haber dormido esa noche a su lado.

Y es que uno se acostumbra al mal trato, a las llegadas tarde, a las infidelidades, a las humillaciones. 

 

Pero, sabes...lo dejé, dejé al idiota que me fue infiel quién sabe cuántas veces, pero qué más da. Ya no me importa saber nada de él, porque me enseñó la forma en que nadie más me puede volver a tratar de la misma forma. Lo dejé, porque la vida a su lado, no era vida, porque me hacía sentir inútil, sola y triste. 

 

Sin embargo, hoy la vida no solo me sonríe, me da la oportunidad de crecer, de quererme, de avanzar, incluso de abrazar aquella niña asustada que creció con poco amor y se conformaba con migajas de aquel idiota que me fue infiel. Por ello, deja tú lo guapa, eso se va, desaparece con los años. 

 

La verdad es que me da igual, porque no hay nada más bonito, ahora puedo decir que dejé al idiota que me fue infiel.

 

TE RECOMENDAMOS