Buena Vida

Decidió dejar de ser gorda cuando su marido se suicidó

"La muerte de mi marido me despertó e hizo que me diera cuenta que necesitaba muchos cambios”

Por: Norma Portillo

Justine McCabe  antes y después/ Foto: Caters

Justine McCabe antes y después/ Foto: Caters

En el 2015 John Paul se quitó la vida, dejando a su viuda Justine McCabe con una fuerte depresión. Ella se encerró en su casa y en la comida rápida para superar la pérdida de su marido.

“La muerte de mi marido fue un tiempo realmente muy duro y horrible, y aún peor porque mi mamá había muerto no mucho antes también. Que alguien a quien amas cometa suicido y las consecuencias de eso es una de las cosas más horribles por las que puedes pasar. La muerte de mi marido, sin embargo, me despertó e hizo que me diera cuenta que necesitaba muchos cambios”, confiesa Justine.

 

Al llegar a pesar 140 kilos tomó la decisión de una nueva vida, dejando atrás los malos hábitos.

Lo primero que hizo fue tomarse una fotografía, cambió su alimentación, dejó la comida chatarra y la reemplazó por alimentos sanos y nutritivos y además se inscribió en un gimnasio.

 

Durante todo un año Justine se fotografió para documentar su proceso de transformación. Se dio cuenta que conforme perdía kilos, ganaba confianza y recuperaba las ganas de vivir, las cuales eran muy bajas tras la muerte de sus familiares.

 

Al adquirir una nueva forma de ver la vida y disfrutarla, Justine se aventuró a hacer cosas que jamás había soñado como tirarse en paracaídas, ir a carreras de obstáculos, viajar sola al extranjero o subir a la Torre Eiffel.

 

Justine tiene dos hijos y empezó a subir de peso a los 18 años, después de su primer embarazo. Lo que no paró hasta después de que la vida la sacudió con la muerte de sus seres queridos.

 

Después de un años, su transformación ha sido espectacular, en la actualidad pesa alrededor de 80 kilos, pero sigue trabajando ello y no piensa darse por vencida.

 

“Pesar menos de 90 kilos fue increíble, fue como decirle adiós a la ‘chica grande’ que era antes, como todos me llamaban. Ahora, gente que conozco hace años ni siquiera me reconoce y quedan anodadados con todo el peso que he perdido”, relata Justine.

 

“Pero el desafío no termina aquí y este año tengo 4 carreras de obstáculo más, escalar montañas, más paracaidismo, salto en bungee, viajar, sólo intento vivir una vida sin límites”, concluye la mujer que ha conquistado el mundo con su transformación.

Con información de Mirror.co.uk e imágenes de Caters

También te puede interesar:

 

 

Temas

  • mujer
  • salud
  • confianza
  • nutrición
  • peso

Comentarios

Te puede interesar