Logo Soy Carmin
Cuando mi pareja quiere intimidad y yo no, cómo manejarlo
Buena Vida

Cuando mi pareja quiere intimidad y yo no, cómo manejarlo

Todo lo que se hace en pareja debe estar consensuado, sobre todo lo que implica intimidad física. Si te ha pasado no querer que él o ella sí, debes leer esta información.

Por: Nancy Villarreal

Cuando mi pareja quiere intimidad y yo no, cómo manejarlo(Especial Pexels)

Cuando mi pareja quiere intimidad y yo no, cómo manejarlo | Especial Pexels

Cuando una relación de pareja ya lleva mucho tiempo, la intimidad puede ser una de las cosas más normales y recurrentes, aunque no con la misma intensidad que en los primeros meses de la interacción, cuando la pasión se desbordaba en cualquier lugar y las manos no podían detenerse hasta consumar el acto. 

No todos los casos son iguales, pues algunos pueden seguir disfrutando de estas emociones fuertes, pero también es normal que la relación ya haya dado un paso más allá dentro del concepto de la intimidad, tanto que la actividad en la cama puede no necesitarse de parte de alguno de los integrantes de una pareja en ciertos momentos. 

Puedes leer: Qué frases usar para tener intimidad por teléfono

Pero, ¿cómo manejar este tipo de desacuerdo? Puede ser algo difícil pensando en que la intimidad física es considerada como una necesidad del cuerpo humano, más que una emocional y sentimental, sin embargo sí engloba ambas. Por muy conectadas que estén dos personas en el marco de su interacción, cada una puede tener diferentes niveles de deseo y no tiene por qué representar un problema.

Es perfectamente normal que en una relación amorosa existan diferentes intereses en el tema de la intimidad, pero al mismo tiempo pueden ser difíciles de resolver en el intento de mantener satisfecha a la pareja. A esta intención se le denomina en psicología fuerza comunal íntima, que guía la decisión de tener acción en la cama aun cuando no se desea. 

En algunas personas es muy fuerte esta fuerza comunal y esto les impide ver alguna mala señal en el hecho de tener intimidad sin tener un deseo real en el momento. A pesar de que sí se les identifica una mayor motivación centrada en lograr que su pareja se sienta deseada y querida, lo que a la larga también les ayuda a ellos a nivel personal, y la relación crece.  

Intimidad sin ganas, ¿afecta la relación?
Intimidad sin ganas, ¿afecta la relación?/Pexels

¿Qué pasa cuando el desacuerdo va más allá?

Cuando el deseo no es el mismo y se es capaz de expresarlo, todo puede ir bien hasta que una de las partes quiere convertir la situación en una carente de respeto, en la que la persona que no desea tener acción en la habitación pasa sobre sus propias necesidades por presión de la pareja. Así como a veces podemos comprender a nuestro compañero o compañera, igualmente tenemos derecho a ser comprendidas en nuestras decisiones.

Puedes leer: Cómo decirle a alguien que te gusta y no fallar en el intento

La psicología recomienda que se busque una comunicación y conexión que guíe a la sensibilidad mutua en lo que respecta a las necesidades íntimas de ambas partes de las parejas, lo que puede ayudar a mantener satisfechas todas estas en el marco de la armonía y el respeto. 

Síguenos en

Temas

Comentarios