Logo Soy Carmin
Ese hombre se fue y te enseñó a amarte como nunca antes; agradécele, hónralo, perdónalo y sé feliz
Buena Vida

Cuando él se marchó te enseñó a amarte como nunca antes; agradécele, hónralo, perdónalo y sé feliz

El sufrimiento que dejó fue necesario para amarte a tí misma más de lo que hubieses creído posible, te enseñó a reparar tus alas rotas y a surcar de nuevo los cielos en busca de otros horizontes

Por: Marisela Salazar

Ese hombre se fue y te enseñó a amarte como nunca antes; agradécele, hónralo, perdónalo y sé feliz(Fuente: Pixabay)

Ese hombre se fue y te enseñó a amarte como nunca antes; agradécele, hónralo, perdónalo y sé feliz | Fuente: Pixabay

Ese hombre se fué porque debía hacerlo, porque su partida te ayudó a ser realmente amada por tí. Cuando él se alejó de tí, te enseñó a descubrir tu fortaleza y a valorarte como nunca antes. El sufrimiento que dejó, fue necesario para amarte a tí misma más de lo que hubieses creído posible. Así que agradécele, hónralo, perdónalo y sé feliz.

Al marcharse, él te enseñó a tomar las desilusiones como lecciones. Te enseñó que para sanar es preciso soltar, porque solo así empiezan a cicatrizar las heridas del pasado. Te enseñó que es mejor alejarte de todo aquello que te lastima. Te enseñó a reparar tus alas rotas y a surcar de nuevo los cielos en busca de otros horizontes.

No te atormentes, serena tu mente, deja de pensar en quien decidió cerrar un capítulo de su vida contigo, su tiempo en tu historia terminó para dar paso a uno mejor. Porque te mereces lo mejor, no menos, mereces a una persona que te ame siempre, no a ratos, y que a pesar de todo, no salga huyendo. 

No pierdas más tu tiempo pensando en lo que pudo ser, deja ese amor en paz y sigue tu camino. Aprende a reconocer cuando alguien desea verdaderamente estar contigo y cuando pone todos los pretextos para no estarlo. El secreto es aceptar que algunas personas no necesariamente llegarán a tu vida para quedarse.

Seguir leyendo: Trátate bien, enorgullécete de tí misma y ámate mucho

Suelta y jamás vuelvas al mismo lugar que te hizo sentir insegura, triste y mal amada, porque ahí no perteneces, ese no es tu refugio seguro y nunca lo fué. Mientras no sanes heridas y duelos del pasado, estarás condenada a repetir esas historias que tanto te lastimaron. La vida es maravillosa y cada vez que sale el sol, es un nuevo comienzo. 

Cuando amas con apego, el miedo está presente todo el tiempo y te provoca un profundo sufrimiento, el temor a perder lo que consideras tuyo es constante y no te permite ser feliz. Múdate de todo lo que te robe tu paz, nunca es tarde para volver a comenzar y encontrar otros caminos y otra gente.

Seguir leyendo: Cómo superar los tiempos difíciles

Te mereces a una persona que crea en tí sin importar las veces que tropieces, que te envuelva entre sus brazos y te transmita paz y seguridad, que te acompañe en tus momentos sombríos, que te motive y te aliente a jamás rendirte, alguien que te ame bonito, que le brillen los ojos al verte, que te reciba con una tierna sonrisa y su mirada refleje la alegría de tenerte en su vida. 

Pero ámate primero a tí, porque cuando lo hagas, te habrás reencontrado con la persona más importante de tu vida. Cuando te encuentres en paz contigo misma, serás dichosa. Enamórate de tí, ámate hasta el punto de decir "merezco más". Ámate porque al final de cada día, eres todo lo que tienes.