Logo Soy Carmin
Cosas que no sabías de tu brasier y pueden perjudicar tu salud.
Buena Vida

Cosas que no sabías de tu brasier y pueden perjudicar tu salud

Esta prenda íntima femenina tiene varios detalles de los que debes estar pendientes o podrías afectar la salud de tu piel, tu espalda y tus senos 

Por: Brenda Colón Navar

Cosas que no sabías de tu brasier y pueden perjudicar tu salud.(Pexels)

Cosas que no sabías de tu brasier y pueden perjudicar tu salud. | Pexels

Desde nuestra adolescencia es común usar brasier o sostén como parte de nuestras prendas íntimas. Si bien, la prenda íntima es primordial para el cuidado de nuestros senos, cuello y espalda, es importante evitar ciertos errores en los que podemos caer fácilmente, por ello te compartimos cosas que no sabías de tu brasier y perjudican tu salud

Y es que al ser una prenda íntima, no se ensucia tan visiblemente como las prendas externas, pero la realidad es que entre sus tejidos, el brasier puede albergar diversas bacterias y además, perder su forma por el uso constante, con lo que dejará de brindarte el soporte adecuado.

Precisamente, el brasier fue creado para eso, para sostener la glándula mamaria que carece de apoyo. Sí, está unida a nuestro pecho pero cuando no se cuenta con soporte, el seno va cayendo hasta perder su altura habitual y también puede generar lesiones severas en hombros, espalda y cuello. 

Los ginecólogos consultados por la revista Cosmopolitan, edición francesa, revelaron que para el buen uso del brasier es importante considerar tres factores

  • La limpieza constante
  • La talla adecuada
  • Un monitoreo de nuestros senos, pues pueden cambiar su tamaño

A pesar de que la mayoría de nosotras creemos que tenemos una talla, esta puede variar según el estilo del brasier, por lo que a la hora de comprar uno lo más recomendable es que siempre te lo midas para garantizar que es adecuado para ti. 

Las cosas que no sabías de tu brasier 

Ahora, desglosaremos de forma específica los detalles que debes considerar a la hora de usar un brasier, comprarlo o incluso dejar de utilizarlo, mucho tiene que ver el tamaño de tu pecho, pues entre más grande sea, más soporte requerirás y más necesario será el uso de esta prenda, toma nota: 

1.- Lava tu brasier con frecuencia 

Los ginecólogos recomiendan lavar el sostén cada cuatro o cinco usos, pero también debes de tener en cuenta tus actividades cotidianas, pues si tiendes a sudar mucho, lo ideal es lavarle cada dos usos o incluso cambiarlo diario. 

2.- Evita usar el mismo sostén dos días seguidos

El uso constante de la prenda evita que mantenga su elasticidad. Cuando observes que la parte de atrás de tu sostén esté aguada, será el momento de tirarlo pues ya no hará su función de soporte adecuadamente y podrías lesionarte. 

3.- Debes emplear un sostén especial para hacer ejercicio

Por el rebote tu piel puede estirarse de más y eso no puede arreglarse ni con cirugía. Lo mejor es usar el brasier adecuado y de la talla correcta, las prendas deportivas cuentan con soporte adicional para tu seguridad y protección. 

Cosas que no sabías de tu brasier y pueden perjudicar tu salud. Pexels

4.- Reconoce tu talla correcta en brasier de uso cotidiano

Cuando llevas el tamaño equivocado hay problemas de salud, principalmente molestias en tu espalda y cuello pues son los que cargan peso innecesario. El brasier correcto te hará sentir cómoda y con el soporte adecuado porque distribuye el peso en los lugares correctos para que no experimentes molestias. 

En caso de que el sostén sea más grande de lo que requieres, habrá irritación en tu piel por la fricción de la tela. 

5.- El brasier adecuado puede evitar dolores de cabeza

Cuando los músculos de cuello y espalda están sobrecargados por un brasier de talla incorrecta pueden provocar dolores de cabeza y migrañas. Así lo afirma el fisioterapeuta y quiropráctico Tim Allardyce. 

6.- Usar una talla incorrecta de brasier puede provocar problemas de digestión y fatiga

Es la Escuela Británica de Osteopatía quien encontró que los problemas digestivos tenían relación con un brasier mal puesto. Esto se debe a que las raíces de los nervios vienen de atrás, en sí, los problemas estomacales y la fatiga hablan de dolor de espalda.

Usar el brasier correcto evitará dolores lumbares y problemas digestivos. 

7.- Los senos cambian con el embarazo y la lactancia

Incluso es posible que cambies de talle una vez que dejes de amamantar a tu bebé, espera un mes para comprar sostenes nuevos y verificar la talla adecuada para ti. 

8.- Revisa tu talla de brasier regularmente 

Además de procesos naturales como el embarazo y la lactancia, los pechos cambian como el resto de nuestro cuerpo, por lo que es necesario revisarlos cada año para asegurarnos de portar la talla correcta. 

Para saber que tu sostén es el adecuado considera lo siguiente, la parte trasera de tu brasier jamás debe subir sola, siempre debe estar recta y perpendicular a tus tirantes, las correas tampoco deben ser muy apretadas y tu pecho debe quedar bien envuelto en el sostén, sin algún tipo de pliegue o hueco. 

¿Dudas? Consulta a los expertos

Cuando tengas alguna  duda sobre el uso de tu brasier lo mejor es acudir con tu ginecólogo para que haga una revisión del área y verifique que el soporte sea el adecuado, también puedes acudir a alguna tienda de lencería para que seas medida adecuadamente.

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS