Logo Soy Carmin
Cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio.
Buena Vida

Cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio

Si queremos que las niñas sean mujeres fuertes, valientes y exitosas es importante que desde sus primeros años conozcan su valor, su potencial y que les motivemos a ir más allá 

Por: Brenda Colón

Cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio.(Especial película Pequeña Miss Sunshine)

Cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio. | Especial película Pequeña Miss Sunshine

Las cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio son la clave para que más adelante se conviertan en mujeres fuertes, valientes y exitosas , mujeres que no solo podrán resolver fácilmente problemas sino que contarán con una gran inteligencia emocional que les permitirán vivir felices y plenas.

Atrás quedaron los tiempos donde se consideraba que las niñas solo debían ser educadas para quedarse en el hogar y cuidar de una familia, hoy las mujeres han aprendido más sobre sus capacidades y sobre su derecho a ser lo que ellas quieran ser

El amor propio, también llamado "autoestima" es crucial, pues es la consciencia que tenemos sobre nosotras mismas, es la fuerza que nos hace reconocer que nuestra felicidad depende de nosotras y de nadie más , lo que nos hace confiar en nuestros sueños y más , lo que nos hace desarrollar relaciones sanas, sin amor propio nos convertimos en víctimas de la vida y de cualquier situación

Leer más: Cómo enseñar a las niñas a ponerle límites a los hombres

Aunque las siguientes recomendaciones también pueden ser válidas para niños es importante reconocer que muchas niñas aún viven con desventaja y para brillar lo que menos necesitan es que se les sobreproteja, que se les haga menos solo por ser mujer, porque cuando descubren que sus ideas son tan valiosas como las de ellos entonces serán mujeres imparables. 

Las cosas que una niña necesita para crecer con amor propio

Como madres y padres nuestra labor principal es criar a los niños que serán los líderes del mañana y aunque quisiéramos que nuestros hijos llegaran más lejos que nosotros, que en general tuvieran una vida mejor que la nuestra, contagiarles nuestros miedos les llena de inseguridades y límites.

En el caso de las niñas la situación es peor porque no solo les contagiamos dudas sino que la misma sociedad las limita, pero con la guía correcta ella podrá ir más allá y a la par inspirar a las mujeres y niñas que le rodean, pues podrá ser la primera en muchas cosas pero no la última. Si queremos fortalecer el amor propio de las niñas es importante que cuenten con las siguientes cosas: 

Tener buena comunicación con sus padres

Ya sea que tenga a mamá y a papá a su lado o solo a uno de ellos u otro familiar, es importante que la persona a cargo de su cuidado le de tiempo de calidad, esto inspirará confianza, fe en su misma y lo que puede lograr, crecer con amor y respeto le enseñará cómo debe recibirlo y tendrá la fuerza para sacar de su vida a quien no se lo de,sea una pareja, una amistad, un lugar de trabajo, será una niña consciente de su valor. 

Cuando una niña crece con reconocimiento aprende que vale y que puede exigir cuando siente que algo le falta, no tendrá miedo de pedir un aumento de salario, de aspirar a un puesto mejor en el trabajo y más. 

Perder el miedo al fracaso

A nadie nos gusta equivocarnos pero a veces es necesario para considerar otros caminos, otras posibilidades, para conocernos mejor y descubrir de todo lo que somos capaces. En lo que refiere a las niñas es importante que les demos la oportunidad de equivocarse y motivarlas a intentarlo las veces que sea necesario. 

Es importante que no dejemos que nos gane el miedo y que les permitamos vivir sus propias experiencias pero sabiendo que estamos ahí para respaldarlas, no hacer las cosas por ellas sino dejar que prueben y que pidan ayuda si la creen necesaria. 

Cosas que las niñas necesitan para crecer con amor propio.  Pexels
Una niña consciente de su valor es capaz de cambiar el mundo.

Amar y conocer su cuerpo

Claro que todos queremos hijas sanas, niñas plenas, pero ¿qué ejemplo les estamos dando? ¿vivimos a dieta? ¿vivimos criticando nuestro cuerpo? El ejemplo es la primer parte de lo que ellas serán. Si en lugar de llamarlas gordas o flacas les enseñamos a comer sanamente, a celebrar su cuerpo sin exigirle que sea como las demás, si le mostramos que lo que ve en televisión y otros medios no necesariamente es lo que ella debe ser podrá aceptarse sin prejuicios. 

Que se respeten sus límites

Cuando una niña crece con límites sanos, cuando los padres disciplinamos pero también escuchamos su opinión ellas aprenden que los límites son sanos y que el día de mañana cuando no quieran hacer algo, cuando digan no, pondrán su bienestar en primer lugar y podrán salir de situaciones de peligro.

Celebrar sus logros académicos

La educación cambia al mundo y cuando se invierte en la educación de una niña no solo le regalamos un futuro brillante sino que le estamos enseñando que sus ideas valen y que ella misma puede salir adelante por sus propios medios, que su bienestar no depende de una pareja, que no tiene que permanecer con alguien que no la ama por comodidad, que su esfuerzo trae grandes recompensas. 

Motivar a una niña a estudiar le hará ver que el mundo está lleno de posibilidades y que puede aspirar a más. 

Ser escuchada

Aunque ya hablamos de la importancia de tener buena comunicación con sus padres, es importante que una niña se sienta escuchada para que no aprenda a callar lo que siente, para que pueda dar y recibir consejo, para que también sepa que ella puede cambiar la vida de alguien más cuando le escucha.

Leer más: Miedos que una madre debe vencer para criar hijas fuertes y exitosas

Dejarla ser todo lo que imagina

“Es que eso no es de niñas” es la frase que destruye sus sueños, la que le crea miedo de ser ella, la que la limita y le ciega, la que le dice que solo sirve para una cosa. Si quiere cocinar, si quiere ir al espacio, si quiere jugar futbol, si quiere ser científica, es mejor que ella conozca, tal vez y decida por ella misma que no es lo suyo y haga creer que “no puede”. Cuando papá y mamá son los primeros que la dejan ser, aprenderá a ignorar los comentarios de los demás que la podrían limitar.