Logo Soy Carmin
Conversaciones que los padres no deben tener frente a los hijos
Buena Vida

Conversaciones que los padres no deben tener frente a los hijos

Las infancias saludables tienen mucho que ver con el cuidado que les presten sus padres; como adultos, hay que ser responsables y no involucrar a los hijos en conversaciones que los pueden confundir

Por: Nancy Villarreal

Conversaciones que los padres no deben tener frente a los hijos(Especial Pexels)

Conversaciones que los padres no deben tener frente a los hijos | Especial Pexels

Cuando se trata de compaginar la relación de pareja con la de los hijos, se debe ser muy cuidadosa. En la crianza no se debe cometer el error de tener ciertas conversaciones que son de dos, estrictamente, frente a los niños. Muchas veces se piensa que los pequeños no prestan demasiada atención, o que no entienden ciertas cosas, pero esto no es así. 

Te sorprendería saber el nivel de entendimiento y conocimiento que tienen los niños a partir de los cuatro o cinco años. Algunas preguntas de los niños pueden llegar a ponernos en jaque a los adultos, por lo que hay que ser cuidadosos como padres al tener conversaciones delicadas en cualquier momento y sobre todo frente a los niños. 

Aunque tus hijos estén jugando en la sala y pienses que no están atentos a lo que sucede a su alrededor, la verdad es que suelen estar muy interesados en las charlas de los adultos, sobre todo en las de sus padres. Como líderes de un hogar, las pláticas en las casas de todos pueden estar cargadas de estrés y preocupaciones, que es preferible que los niños no perciban. 

Puedes leer: Carta de amor a mi nana, la mujer que me crió como una hija más

De un modo inconsciente, los pequeños pueden ser sometidos a niveles de estrés que no tendrían que estar viviendo. A las edades más cortas, también se pueden experimentar sentimientos de intranquilidad y temor.

Conversaciones que no deben escuchar los niños en casa

No hablar mal de otras personas

Siempre va a haber personas que nos caigan mal o que nos hagan pasar un mal rato en el trabajo o en otros escenarios. Cuando como adultos queramos desahogarnos de estos temas, lo más prudente es que se haga en privado, pues los niños suelen recuperar los sentimientos de sus padres.

Problemas de casa y de adultos

Cuestiones como las enfermedades, las deudas, los problemas económicos, las peleas familiares y laborales son asuntos de adultos y a los niños no les incumben. Claro que las cosas de familia les interesan, pero solo aquellas en las que puedan cooperar; cuando esto pase, se les debe explicar con las palabras adecuadas para su edad y a modo de no compartir preocupación.

Los problemas de adultos no deben perturbar a los hijos.
Los problemas de adultos no deben perturbar a los hijos. / Especial Pexels

Situaciones violentas

En la actualidad, la violencia está presente en todos los noticieros y las pláticas de adultos. Claro que no podemos tener a nuestros hijos dentro de una burbuja, sin embargo, hay que ser cuidadosos al momento de resolver las inquietudes que les surgen a los niños en este tenor, cuando estas no se pueden evitar.

Problemas de pareja

Los conflictos dentro de la relación de pareja se tienen que solucionar privado. Sobre todo cuando la plática se convierte en una discusión, hay que limitar el involucramiento de los niños y no hay que usarlos para chantajear o que tomen partido. 

Puedes leer: Frases constructivas que decirles a los hijos si se portan mal

Las cosas de niños

Hay que cuidar mucho la privacidad de las charlas que tocan el tema de las "ilusiones" que tienen los niños, como la del ratón de los dientes, los Reyes Magos y Santa Claus. Estas les dan a los pequeños emociones y recuerdos que se quedarán por siempre en sus corazones, por eso hay que procurar mantener la fantasía.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Nancy Villarreal

Nancy Villarreal

Periodista

Soy una comunicóloga mexicana de 31 años que está buscando encontrar el equilibrio y la felicidad en todos los aspectos de su vida. Apasionada de la redacción, la fotografía y la danza.

Ver más

Comentarios