Buena Vida

Consejos para perder peso a partir de los 50

Con la menopausia, los cambios hormonales podrían dificultar la pérdida de peso

Por: Ana Izabal

www.sonoinforma.com

www.sonoinforma.com

 

Toda mujer debe saber que la expresión "Nunca es demasiado tarde para..." no es aplicable a todas las situaciones. Al llegar a cierta edad, el cuerpo alcanza un punto de madurez en el que cambia drásticamente la mayoría de sus funciones, provocando desajustes que posteriormente afectan áreas específicas.

Estos desajustes son principalmente de tipo hormonal y en el caso de las mujeres, este comportamiento natural del cuerpo es más agresivo. Algunas de las dificultades que se deberán enfrentar a partir de los 50 años con la llegada de la menopausia, es la disminución de elasticidad en la piel y la dificultad para controlar o perder peso

Con el paso del tiempo, la glándula tiroidea deja de segregar la mayoría de las hormonas, por lo que el metabolismo se vuelve más lento. Esta es la razón principal para que se dificulte la pérdida de peso a partir de los 50 años, incluso, de su aumento.

 

3.bp.blogspot.com

 

Pero todo lo anterior no significa que la pérdida de peso a partir este periodo sea ROTUNDAMENTE imposible, sino que significa que tu cuerpo necesitará un poco de ayuda extra y cuidados específicos para conservarse de una manera agraciada.

La farmacéutica, columnista y ahora autora, Meritxell Martí, ofrece a las mujeres través de su libro "VIVIR SANO, SENTIRSE BIEN" una guía para interpretar de mejor forma los cambios del cuerpo en su proceso de envejecimiento. 

shop.farmaciameritxell.com

 

Algunos de esos cambios son: 

Grasa corporal

Con el paso del tiempo, el almacenamiento de la grasa cambia según lo necesite el cuerpo. Por ejemplo, es común que el rostro luzca más delgado por la pérdida del tejido adiposo, lo que provoca que la piel pierda elasticidad y de un aspecto envejecido. Por otro lado, también es común que la grasa del cuerpo se localice en otras áreas difíciles de disminuir, como en el caso del vientre bajo, que no significa que haya en realidad un aumento de peso, sino una distribución diferente de grasa.

Cambios hormonales 

Durante los cambios hormonales provocados por la menopausia, es común que haya un aumento significativo de peso, ya que el cuerpo no está preparado para procesar ciertos alimentos. Por ejemplo, al comer azúcar el cuerpo produce insulina y si se lleva una dieta con pocas calorías que incluya azúcar en su mayoría, será difícil que el cuerpo pueda procesarlo, provocando el aumento de peso. 

Por otro lado, también está el cortisol, que es una hormona que se libera cuando se sufre estrés y que también genera acumulación de grasa si no se controla. 

 

Hábitos que impiden la pérdida de peso a partir de los 50 años 

- Comer alimentos demasiado grasosos, pues el cuerpo ya no puede procesarlos de manera rápida.

- Exceder el consumo de azúcar, incluso si es fruta.

- Comer bocadillos grasos y dulces, por la noche. Alimentos como el chocolate y los embutidos son difíciles de procesar.

- Someter al cuerpo a estrés intenso, lo que potencializa la producción de cortisol y el almacenamiento de grasa difíciles de eliminar.

- No consumir suficiente agua; la falta de líquidos en el cuerpo evita que éste deseche toxinas dañinas.  

 

Recomendaciones para bajar o mantener tu peso 

- Llevar una dieta rica en proteínas magras y evitar el consumo de alimentos grasosos.

- Disminuir el consumo de los azúcares refinados y simples.

- Priorizar el consumo de verduras sobre el consumo de frutas. Ya que se desea bajar los niveles de insulina en el cuerpo, lo mejor es conseguir las vitaminas y minerales necesarios, consumiendo vegetales. 

- Eliminar el consumo de frituras y comida chatarra alta en grasas saturadas, casi imposibles de deseschar. 

- Buenos hábitos de sueño compuestos de 8 ó más horas por noche. Estar despierto hasta tarde produce grealina, la hormona que despierta el apetito. 

- Con la edad, la necesidad de tomar agua disminuye, pero es MUY importante mantenerse hidratado. 

- Comer alimentos ricos en fibra.

- Cambiar las rutinas de ejercicio intenso, por actividades relajadas como el yoga, caminatas leves y meditación. RECUERDA que el estrés del cuerpo evita la pérdida de peso. 

 

También te podría interesar:

 

 

Temas

  • BuenaVida
  • Mujeres
  • Dieta
  • Menopausia
  • Peso

Comentarios

Te puede interesar