Logo Soy Carmin
Confirmado: las madres insoportables forman hijas exitosas: estudio. FOTO:ESPECIAL
Buena Vida

Confirmado: las madres insoportables forman hijas exitosas: estudio

Según un estudio, las madres exigentes logran formar un caracter fuerte en sus hijos e hijas, lo que les da erramientas para salir adelante.

Por: Gisselle Acevedo

Confirmado: las madres insoportables forman hijas exitosas: estudio. FOTO:ESPECIAL

Confirmado: las madres insoportables forman hijas exitosas: estudio. FOTO:ESPECIAL

Qué razón tenía mi mamá, sí, un estudio ha confirmado que las madres insoportables forman hijas exitosas. Ericka G. Rascon-Ramirez, profesora de la Universidad de Essex, realizó una investigación que ha dejado claro lo anterior.

Dicho estudio señala que las madres exigentes logran criar hijas más exitosas. Por lo tanto, las mujeres exitosas tienen madres muy exigentes.

Confirmado: las madres insoportables forman hijas exitosas: estudio. FOTO:UNSPLASH

La investigación de Ericka G. Rason-Ramírez, candidata a Doctorado en Filosofía, fue realizada a 15 000 alumnas de 13 a 14 años. Durante 10 años, analizó las experiencias de las adolescentes, recopiló los datos y los analizó. Basándose en los resultados obtenidos, Ericka llegó a la conclusión de que las madres más duras y estrictas crían hijas que alcanzan el éxito más rápido que los niñas de madres amables.

Este estudio no se centró en las madres que encierran a sus hijas en el hogar, controlan cada movimiento, prohíben todo o usan el abuso físico o mental para controlar a sus hijos.

Una “madre insoportable” es solo una madre que constantemente da instrucciones sobre la toma de decisiones futuras, advierte sobre el embarazo prematuro y el matrimonio, da tareas y exige ayuda con las tareas domésticas; controla el tiempo de sus hijas y tiene grandes expectativas para sus futuros. En general, estas madres hacen todo lo que la mayoría de las adolescentes odian.

La profesora explicó que las madres estrictas son muy exigentes con el proceso educativo de sus hijos, insisten en obtener mejores calificaciones y establecen metas altas. A menudo expresan sus opiniones sobre esto a sus hijas.

Estas niñas se vuelven más seguras de sí mismos y persistentes en el futuro. Resulta que la maternidad exigente también afecta la posibilidad de un embarazo no planificado a temprana edad. Las hijas de madres persistentes y exigentes tenían un 5% menos de probabilidades de quedar embarazadas prematuramente.

Casi todos los hijos de madres estrictas reciben una mejor educación y un buen trabajo. Además, estas personas son capaces de acelerar su progreso profesional. Ericka explicó que las recomendaciones de los padres siempre influyen en la toma de decisiones de sus hijos, incluso si a menudo se resisten y se niegan a aceptarla.

Si una hija pone los ojos en blanco y hace una pausa, es porque sabe que su madre quiere lo mejor para ella. Las madres a menudo repiten la misma información que permanece en el cerebro de un adolescente. Entonces, en el futuro, es más probable que una hija escuche los consejos de la madre molesta.

“En muchos casos, hacemos lo que creemos más conveniente para nosotros, incluso cuando esto va en contra de la voluntad de nuestros padres”, dijo Rascon-Ramírez.

“Pero no importa cuánto intentamos evitar las recomendaciones de nuestros padres, lo más probable es que terminen influyendo en nuestras decisiones”.

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS