Buena Vida

Con el corazón roto, sí, pero de pie y entera

Porque en el amor a veces se pierde, pero yo siempre resultaré ganadora.

Por: Itzel Fernández García

Foto: Unsplash

Foto: Unsplash

Hoy no es un día común y corriente, mejor que nadie sabes y conoces mi sentir. He conocido el amor y la felicidad, y con ellos la ilusión de una vida de ensueño en la que era posible construir aquello que siempre añoré.

Foto: Unsplash

Hoy completamente destrozada quiero darte las gracias por todo lo bello que me hiciste sentir, porque pese a todo lo vivido, hoy quiero quedarme con los buenos momentos con esos que me hicieron sentir viva, que me quitaron el aire y que me hicieron soñar.

Sí, solo con los buenos momentos esos que siempre guardaré en mi corazón porque ya es tiempo para cerrar el ciclo y de hacer una pausa para mí, para sanar y para volver a creer en el amor que alguien más pueda aportar a mi vida.

Foto: Unsplash

Hoy me permito cerrar un ciclo con la firme convicción de dejar abierta la posibilidad de volverme a enamorar; ya no esperaré nada de nadie porque ese fue el problema… espere mucho de alguien que no estaba dispuesto a dar nada por mí.

Foto: Unsplash

Con lo “malo” también me quedo, pero no en mi corazón porque no quiero envenenarlo, eso lo tendré como una experiencia que será mi fortaleza para salir adelante, por el simple hecho que en mi vida quiero a alguien a mi altura, alguien que no tenga miedo al compromiso, a amarme así con mis defectos y virtudes, alguien que quiera compartir su tiempo y sus sueños, alguien que esté dispuesto a que podamos crecer juntos.

Foto: Unsplash

Con esta carta, quiero agradecerte por todas nuestras vivencias y lo más importante por devolverme mi vida, esa que nunca debí perder ni por ti ni por nadie, porque hoy tengo el corazón roto pero estoy de pie, justo como se necesita para poder unir las piezas rotas y crear una mejor versión de mí.

 

 

Temas

  • Carta de despedida
  • amor
  • desamor
  • amor propio

Comentarios

Te puede interesar