Logo Soy Carmin
Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos de bien. Foto: unsplash
Buena Vida

Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos de bien

Los mejores consejos para criar hijos de bien y ser una buena madre para tus hijos. ¡Cuando sean grandes te lo agradecerán!

Por: Jazmin Lopez

Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos de bien. Foto: unsplash

Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos de bien. Foto: unsplash

Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos de bien. Actualmente, muchas mamás son incapaces de lidiar con sus hijos de una forma asertiva y confunden la desobediencia y la falta de respeto como libertad.

Es una pena ver que niños a una temprana edad tienen control sobre sus madres y que éstas no sepan como mediar su rol de autoridad con su rol afectuoso. Por ello, si tus pequeños te están dando algo de trabajo y quieres corregirlos de la manera más asertiva sin dañar sus emociones pero a la vez trazando límites, entonces tienes que tomar en cuenta los siguientes puntos. 

Cómo ser una buena madre y criar hijos de bien

Sé coherente y constante con las reglas: los niños son muy astutos y pronto descubren la forma de salirse con la suya. Esto pasa porque las reglas que sus papás ponen no son consecuentes y a veces aplican y a veces no. Debes mantenerte firme para que los errores que el niño comete se corrijan y se conviertan en un hábito, de otra forma solo provocarás confusión en tu hijo. 

Explícales las consecuencias de sus actos: no amenaces con castigar o golpear, recuerda que esto solo genera miedo en el niño; lo mejor siempre será explicar las consecuencias de sus actos, por ejemplo, explicar que subir a lugares altos puede provocarle dolor o heridas, en lugar de solo gritar "bájate de ahí" o "no lo hagas". 

Enséñales que todo esfuerzo tiene su recompensa: la disciplina siempre rinde buenos frutos y debes mostrarle a tus hijos que el hacer lo correcto tiene consecuencias positivas mientras que lo incorrecto no. Para lograrlo deberás hacerles saber cuando sus acciones son las adecuadas y felicitar o motivar a que lo sigan haciendo. 

Permite que expresen libremente: los niños se sienten asombrados por todo y siempre están buscando respuestas a sus preguntas; no des por hecho que ellos ven las cosas de la misma forma que tú.

Permite que se expresen cuando tengan un punto de vista contrario o cuando tengan dudas respecto a lo que está bien y lo que no. Recuerda que sin importar la postura de tu pequeño, al final el control lo tienes tú. Te aseguro que al final, aunque no esté de acuerdo comprenderá que es lo correcto. 

Sé paciente, no te desesperes: la primera reacción que tenemos ante un niño desobediente o berrinchudo es enojarnos, pero lo más adecuado siempre será mantener la calma y escuchar, observar y comprender el porqué de la actitud de nuestros hijos.

Los gritos no siempre conducen a la obediencia, recuerda que hacerlo solo inflige miedo en el niño y que al no entender sus errores, los volverá a cometer. 

 

TE RECOMENDAMOS