Logo Soy Carmin
Cómo sanar la envidia; sigue estos cuatro pasos
Buena Vida

Cómo sanar la envidia; sigue estos cuatro pasos

La envidia puede provocar tristeza y desdicha; para evitarla, para sanarla, hoy en Soy Carmín te contamos cómo hacerlo, siguiendo cuatro consejos

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

La envidia es un sentimiento ligado al dolor y la desdicha; es sentir pesar y tristeza a partir de los logros de los demás, al pensarse en una desventaja, lo que puede provocar reacciones negativas, en contra de ellos e incluso hacia uno mismo.

Todos en algún momento sentimos envidia, en parte por la cultura de competitividad y éxito a la que estamos acostumbrados, pero ese sentimiento de posicionarnos como inferiores es muy negativo. La comparación puede ser natural, pero también debería serlo el respeto y la valoración de las cualidades y logros, propios y ajenos.

Puedes leer: Los 3 libros que toda persona debería leer, según Harvard

Es importante evitar que la envidia sea dañina, que afecte nuestras relaciones interpersonales, que dificulte nuestro desarrollo y desempeño. Claro, no siempre somos conscientes de ella, por eso debemos aprender a detectarla y neutralizar sus efectos. Pilar Jericó, analista, empresaria, consultora, conferenciante y experta en el área de Mentalidad para el Cambio (Change Mindset), propone cuatro pasos a seguir.

1.-Reconoce la emoción y qué la produce

La envidia puede surgir de querer tener algo que uno querría, pero alguien ya más tiene. Puede aplicarse por ejemplo a un puesto de trabajo, una pareja, un aspecto físico del cuerpo, etcétera. Según la experta, esto lleva a dos tipos de envidia: la sana y la nociva. La sana se centra en querer el objetivo de la otra persona ha alcanzado, por ejemplo, viajar de vacaciones; esto es, querer lo que el otro tiene, pero no desearle un mal porque lo tiene.

El otro tipo de envidia es en efecto, alegrarse por la desdicha ajena, esperar que le vaya mal, propiciarlo incluso. Detectar qué sentimos es clave para poder trabajarlo, analizando las implicaciones éticas y morales de uno u otro tipo de envidia.

2.-Observa qué comportamiento te genera

Hay dos reacciones básicas, dice Pilar Jericó: la depresiva y la hostil. En la primera, hablamos de sentirnos decaídos. Es lamentarnos ante la que creemos una mala fortuna, pero tampoco hacer nada al respecto, sino sólo quejarse y ponerse en un papel casi de víctima.

La segunda habla de una reacción agresiva, de criticar al otro, justificar su éxito en excusas y auto-justificarse por no haber alcanzado la misma meta, a partir de emociones negativas hacia los que sí lo hicieron o lograron.

Cómo sanar la envidia; sigue estos cuatro pasos
Cómo sanar la envidia; sigue estos cuatro pasos. Foto: Unsplash

3.-Enfócate en ti, no en los demás

A veces nos comparamos sin darnos cuenta, pero es importante reconocer que nuestros logros y los de los demás, son igual de importantes. Es mejor en todo caso, según Pilar Jericó, focalizarse en lo que hemos alcanzado, no lo que no. Esto es, ejemplifica, si aprendiste a hablar otro idioma, no te compares con alguien que habla más idiomas que tú, sino con el hecho de que tú, hace tiempo, no lo hacías, lo que significa que ahora, has mejorado en relación a quien antes eras.

4.-Céntrate en tus fortalezas

No es bueno menospreciar a los demás; es bueno alegrarse por su éxito; solo así encontrarás el camino para alegrarte por el tuyo, lo que ayudará a tu autoconfianza y autoestima. Céntrate en tus fortalezas, trabaja tus debilidades, valora tu tiempo, esfuerzo y dedicación y es que si no te focalizas en ti y en cambio te dedicas a despreciar de los demás, tampoco podrás aprender de ellos y por tanto tampoco mejorarás.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Diana Miriam Alcántara Meléndez

Creo por completo en el poder de la palabra escrita; es por eso que estudié comunicación y guionismo. Tengo un Master en Comunicación, Periodismo y Humanidades con especialidad en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Soy amante del cine, las series, la música, la cultura popular, la literatura, la moda y todo lo que tenga que ver con entretenimiento, curiosidades y aprender cosas nuevas. Siempre tengo un dulce en la bolsa, hay sin falta un libro en mi buró y no puedo vivir sin papel y pluma a la mano para apuntar nuevas ideas.

Ver más

Comentarios