Logo Soy Carmin
Cómo saber si mi hijo es un niño de alta demanda
Buena Vida

Cómo saber si mi hijo es un niño de alta demanda

Los niños de alta demanda son muy activos y exigentes, por lo que siempre reclaman atención; hoy te platicamos de este tema y te decimos cómo saber si tu hijo es un niño de alta demanda

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

Ser padre conlleva muchas responsabilidades, porque es guiar y enseñar a los hijos, para ayudarles a convertirse en las mejores personas que podrían llegar a ser. Requiere atención y paciencia, dedicación y compromiso, porque su personalidad, carácter e identidad se moldean en el camino.

Los niños son siempre diferentes, como las personas de cualquier edad lo son, sin embargo, hay algunos más calmados, obedientes y tranquilos, así como otros más exigentes y activos. Este segundo grupo es al que se les denomina ‘niños de alta demanda’.

Puedes leer: Detalles que debes considerar antes de divorciarte

De acuerdo con el sitio Ser Padres, su crianza puede ser difícil por su temperamento, pues son niños que demandan mucha atención. La experta en psicología infantil Úrsula Perona señala que estos niños simplemente son muy intensos; no es que sean malos o desobedientes, aclara, sólo ‘muy despiertos’ y también sensibles y de llanto fácil.

Continúa diciendo que por ello mismo, requieren de mucho amor y paciencia, pues pueden mostrarse exigentes, ser propensos a hacer berrinches, son insistentes y tienden a tener siempre ‘demasiada’ energía.

Para identificar si tu hijo es un niño de alta demanda, Úrsula Perona propone una prueba sencilla a partir de las siguientes características, de las que debes marcar cuáles se aplican a tu hijo:

  • Necesita contacto físico constante.
  • No le gusta quedarse solo ni un minuto.
  • No sabe entretenerse ni jugar solo.
  • Es muy cariñoso.
  • Es muy sensible.
  • Tiene reacciones exageradas.
  • Llora con frecuencia, se enfada por cualquier cosa.
  • Si no ‘acertamos’ con lo que pide, se irrita.
  • Reclama con insistencia lo que desea.
  • Es locuaz, habla mucho.
  • Es nervioso y movido. No puede estar quieto.
  • Reclama la atención de manera constante.
  • Es despierto, curioso y vivaz.
  • Es muy intenso para todo.
  • Es apasionado, pone mucho corazón en lo que hace.
  • A menudo parece estar disconforme o disgustado.
  • Sus rabietas son fuertes y frecuentes.
  • Es divertido, gracioso, ocurrente.
  • Es impredecible, lo que hoy funciona, mañana no.

Si marcas al menos 12 de las opciones, dice la experta, tu hijo es de alta demanda. Su sugerencia es: ser comprensivo. Añade también evitar el sentimiento de culpabilidad; explica que a veces a los padres con niños de alta demanda, se les acusa de no saber educar a sus hijos, pero esto no es así, simplemente, es la personalidad de los pequeños, que hay que saber abordar, con respeto.

Cómo saber si mi hijo es un niño de alta demanda
Cómo saber si mi hijo es un niño de alta demanda. Foto: Unsplash

Aconseja tampoco dejarlos llorar, salirse con la suya o esperar a que se les pase la rabieta. Estos niños requieren contacto y amor, y si demandan atención o cariño, es porque lo necesitan. No cedas, pon límites, pero aprende a aceptarlos. No se trata de cambiarlos, sino de reforzar la buena conducta, para que ellos así vayan aprendiendo y creciendo.

Enfatiza sus logros y esfuerzo, con comentarios siempre positivos; si lo requieres, apóyate en otras personas para su crianza, y si estás agotada no canalices tu sentir en ellos y no te traces expectativas imposibles de crianza.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Diana Miriam Alcántara Meléndez

Creo por completo en el poder de la palabra escrita; es por eso que estudié comunicación y guionismo. Tengo un Master en Comunicación, Periodismo y Humanidades con especialidad en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Soy amante del cine, las series, la música, la cultura popular, la literatura, la moda y todo lo que tenga que ver con entretenimiento, curiosidades y aprender cosas nuevas. Siempre tengo un dulce en la bolsa, hay sin falta un libro en mi buró y no puedo vivir sin papel y pluma a la mano para apuntar nuevas ideas.

Ver más

Comentarios