Logo Soy Carmin
Cómo desarrollar la inteligencia emocional en tus hijos con simples juegos
Buena Vida

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en tus hijos con simples juegos

Educar a los niños en la inteligencia emocional (IE) es óptimo para el desarrollo de las habilidades personales desde la infancia, es una postura fundamental para la salud y el bienestar personal y el éxito en la vida personal, profesional y académica

Por: Aline Ordaz

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en tus hijos con simples juegos(Foto: Unsplash)

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en tus hijos con simples juegos | Foto: Unsplash

Educar a los niños en la inteligencia emocional (IE) es óptimo para el desarrollo de las habilidades personales desde la infancia, es una postura fundamental para la salud y el bienestar personal y el éxito en la vida personal, profesional y académica. En la actualidad, el mundo de las emociones empieza a integrarse cada vez más en del currículum académico de los centros educativos.

Puede alfabetizarse en emociones o educar la inteligencia emocional desde los tres a cuatro años, declara Mauro Santos, director del centro NENOOS en Ourense y Lugo Sur en Galicia. Y añade que si no somos conscientes de la importancia de su desarrollo e inclusión en el día a día de las escuelas y familias, nuestros niños perderán una gran oportunidad para gestionar sus emociones y las de los demás.

Puedes leer: Si los berrinches de tus hijos son mal atendidos pueden afectar su inteligencia emocional

Somos seres emocionales por naturaleza, la inteligencia emocional se encuentra en todos los ámbitos de nuestra vida, por tanto, no podemos reprimirlas. La clave está en buscar el equilibrio entre razón y emoción, existe una inteligencia múltiple que se puede educar, varias inteligencias o capacidades que se pueden entrenar y mejorar, entre ellas la inteligencia emocional.

Si ahondamos más, en realidad no hay emociones negativas, porque es adecuado sentirte triste cuando sufres una pérdida o ira ante una situación de injusticia. Sería inapropiado sentirte alegre cuando te dan una mala noticia, esto es, todas las emociones pueden ser adecuadas o no, en su justa medida y dependiendo del contexto en el que nos encontremos.

Muchas veces el niño no sabe cómo expresar determinada emoción y se bloquea y enfada. Para Santos, el primer paso para poder desarrollar la inteligencia emocional de los niños es que los padres y educadores sean conscientes de la importancia que tiene. Debemos servir como ejemplo positivo de aquello que intentamos inculcar, siendo los primeros en gestionar nuestras emociones con inteligencia y autocontrol para que los niños nos imiten.

Para el desarrollo de la inteligencia emocional puedes aplicar juegos con el espejo y reconocimiento facial, pues nuestra cara es el principal medio por el que transmitimos nuestro estado de ánimo. Con estos juegos pueden reconocerse en fotografías o dibujos e incluso en nuestros rostros.

Explora todo lo que Disney+ te ofrece

Para niños desde 6 años, puedes ir un paso más allá y preguntar ¿cómo se siente?, haciendo referencia a algín dibujo o foto. A continuación, pídele que imite la cara que ve en la foto y que responda a: “Yo también me siento..., cuando...”. Además buscar las ideas que llevan a actuar y no solo atender al resultado o conducta inadecuada: Escapar del “perdón” o “castigo” sin más y desarrollar el diálogo sincero con los niños.

Para trabajar las emociones en niños de más de 6 años, puedes recurrir a cuentos o historias y después realizar preguntas sobre ellos acerca de lo que sienten los personajes o qué sentirían ellos en el lugar de dichos personajes. Empatía y reconocimiento de las emociones serán el resultado de esta actividad.

Puedes leer: Los niños que juegan con tablet o celular podrían tardar más en hablar, según expertos

También el sentido de pertenencia a un grupo, sentir que todos trabajamos por un mismo fin, nos ayudará a desarrollar habilidades sociales básicas para una vida plena emocional. Además, sentirnos importantes donde estemos nos da autoestima y nos empodera. Disciplina y límites con firmeza, pero con sensibilidad pues necesitamos saber a dónde podemos llegar y desde dónde comenzar.