Buena Vida

Carta de la novia que no llegó a ser esposa

Después de siete años juntos, estar separados me parecía algo imposible. 

Por: Ana Izabal

images2.fanpop.com

images2.fanpop.com

A veces me quedo pensando en las cosas que pude haber hecho diferente en nuestra relación. Es difícil aceptar que después de pasar tantos años creyendo fielmente que eras el amor de mi vida, al final no logramos compartir eso, nuestra vida. 

Pasamos por momentos tan increíbles, aprendimos todo juntos, enfrentamos adversidades y aventuras, completamos nuestra educación y conseguimos nuestro primer empleo estando juntos. Por mi cabeza no existía la idea de un momento en el que no estuvieras tú a mi lado. 

Ahora me pregunto ¿qué fue lo que nos pasó? La rutina, la comodidad, quizá volvimos a ser amigos y ni siquiera lo notamos, y cuando el momento por fin llegó, te faltó el impulso para dar el gran paso.

Aunque somos jóvenes, se siente como si hubiéramos compartido toda una vida juntos; mis ilusiones iban más allá y esperaba completar el sueño de la familia perfecta, pero con cada día que pasaba me convencía más y más de que tu no querías lo mismo. 

No querías decir la verdad, porque el peso de los años se sentían como un gran compromiso, un compromiso que tu ya no querías extender.   

 

67.media.tumblr.com

 

Supongo que te agradezco la sutileza de no hablar con la verdad brutalmente y que en cambio hayas dejado pequeñas evidencias para que yo misma me diera cuenta de la realidad.  

Después de 7 años de ser tu novia, la novia más feliz de todas, no llegué a ser tu esposa; y aunque lloré tanto cuando te marchaste, hoy entiendo que era lo mejor para ambos, para todos, aunque la realidad sea tan amarga que no puedo tragarla sin que me destruya el pecho.

Sé que no hay culpables y aunque el recuerdo de tantos años de  felicidad nunca se borrarán de mi mente, no puedo hacer nada más que seguir adelante y buscar mi propia felicidad, así como tu la has encontrado con ella.  

Deseo que ambos sean tan dichosos, como nosotros cuando eramos uno solo y que cuando tu piel se arrugue y tus cabellos se vean grisáceos, recuerdes lo mucho que te quise, lo mucho que todavía te quiero. 

Mientras tanto solo puedo escribir esta carta y aunque no vaya a estar ahí (porque mi corazón simplemente no lo soportaría) espero que ella te haga tan feliz como yo planeaba hacerlo y yo por mi parte, esperaré paciente por el momento en que por fin vuelva a amar a otra persona. 

 

Esto te puede interesar: 

 

Temas

  • Buena Vida
  • Mujeres
  • Historias
  • Pensamientos
  • Novia

Comentarios

Te puede interesar