Logo Soy Carmin
Carta de amor a mí misma: Hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz.
Buena Vida

Carta de amor a mí misma: Hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz 

Querida yo, te escribo estas líneas para decirte que no necesitas fingir que todo está bien si tu mundo se cae a pedazos, que no necesitas darlo todo por un amor que no te valora

Por: Brenda Colón Navar

Carta de amor a mí misma: Hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz.(Pexels)

Carta de amor a mí misma: Hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz. | Pexels

Carta de amor a mí misma, hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz o para fingir que todo está bien cuando mi mundo se cae a pedazos, porque sí, también está bien no estar bien todo el tiempo y estoy cansada de que las peores mentiras no sean las que me dicen, sino las que yo invento para tratar de mantenerme en pie.

Y es que aunque pudiera decir que alguien me lastimó, que me hizo trizas el corazón, la primera en mentir fui yo, la primera que insistió en que él podía cambiar, en que valía la pena luchar por nuestro amor, en que todos teníamos problemas y estaba bien, fui yo. 

Me mentí para ser feliz porque me daba pena que las cosas no funcionaran, ir por la vida con esa leyenda en la frente de que “todo me salía mal” y no, no por las fotos perfectas, por los detalles más románticos, porque él fuera guapo y me diera todo era suficiente.

Te puede interesar: Señales de que viene un gran cambio para tu vida, vive sin miedo al éxito

Las mentiras que más nos lastiman son las que nos contamos para no explotar, para no permitirnos sentir lo que ya no puede ocultarse. Ah, y aclaro, estas mentiras no son solo de amor, también estan esas mentiras que dañan mi cuerpo, mi mente, mi amor propio, mi dignidad. 

Decir que el lunes empiezo la dieta, que ahora sí me voy a cerrar la boca y que haré ejercicio (más del que he hecho en toda mi vida) también es mentirme para ilusionarme con algo que sé que no cumpliré y no es por falta de voluntad, sino porque decido ser realista, aceptarme como soy, celebrar mi cuerpo, mis kilos de más, mis supuestas imperfecciones que hoy se, me hacen simplemente maravillosa. 

Hoy dejo de mentirme en el trabajo, dejo de decirme que no merecía ese aumento, que no merecía ese ascenso, dejo de creer que tal vez no soy tan buena como los demás para quedarme estancada pero cómoda. 

Me veo al espejo y hablo con la verdad

Yo creo, yo puedo, yo confío, eso sustituirá a las mentiras que mucho tiempo me inventé para ser feliz, para no preocuparme, para no estresarme, para tranquilizarme cuando tropezaba, me veo al espejo y hablo con la verdad: soy la mejor mujer que conozco, la más bella, la más inteligente, la más capaz, la que solo está en este mundo para brillar. 

Ya no me mentiré diciendo que mi familia y mis amigos dicen la verdad cuando me hacen sentir mal, no me mentiré diciendo que lo dicen por amor a mí cuando sé que no siempre han tenido las mejores intenciones, en lugar de mentirme sacaré de mi vida a quien no me hace bien, no necesito a nadie que alimente mis mentiras ni mis miedos

Carta de amor a mí misma: Hoy es el día en que dejo de mentirme para ser feliz. Pexels
Hoy me hablo y me trato con la verdad.

Hoy dejo de mentirme diciendo que mi vida es perfecta, acepto lo que vivo tal y como es, acepto que me enojo, que digo palabrotas de vez en cuando, que no importa si no sigo lo que esperan o lo que pretenden de mí si en su lugar estoy siendo fiel a mí misma, si en su lugar me respeto, me cuido, me hago ir más allá para llegar al mejor momento de mi vida

Te podría interesar: Señales de que te estás convirtiendo en una mujer exitosa

Me dejo de mentir para ser feliz, me digo la verdad para saborear mi vida con todos sus matices y celebro la bendición de estar aquí.

Disney+ tiene lo que tú y tus hijos necesitan, suscríbete