Logo Soy Carmin
Besos que jamás se olvidan
Buena Vida

Besos que jamás se olvidan

Besos fugaces que duran un instante pero se quedan en el corazón para toda la vida. El tierno beso que una mujer da a su bebé al convertirse en madre.  Los besos que callan bocas porque a veces no hacen falta las palabras. Los besos de otoño que se dan los abuelos con sabor a café

Por: Marisela Salazar

Besos que jamás se olvidan(Fuente: Pexels)

Besos que jamás se olvidan | Fuente: Pexels

Los besos robados que hacen palpitar el corazón a toda marcha y hasta sonrojan las mejillas. Los besos que callan bocas porque a veces no hacen falta las palabras. Los besos que se mandan por mensajes que sin tocar se sienten en el alma. Los besos que se dan con la mirada sin siquiera rozar los labios. 

Los besos de despedida con sabor a nostalgia que sueñan ser recordados. Los besos de sal que se dan en las estaciones de trenes y aeropuertos anhelando reencuentros. Los besos que se dan en los hospitales antes de partir. El último beso, el más doloroso de todos, ese beso que deseamos sea eterno, pero que termina y se vuelve inolvidable.

Los besos apasionados y feroces que ponen en marcha a todos los músculos faciales. Los besos traviezos que empiezan en el cuello y buscan ir más allá. Los besos exploradores y aventureros que disfrutan recorrer cada rincón del cuerpo. Los besos de buenas noches que se dan con la esperanza de un mañana.

Los besos dulces, inocentes, tímidos e inexpertos que se dan por primera vez. Los besos que te hacen olvidarlo todo en un instante. Los besos inesperados que revolotean el alma. Los besos que se dan a escondidas en la oscuridad. Los besos que muestran arrepentimiento, que dan explicaciones y piden perdón. Los besos que dicen más que mil palabras.

Seguir leyendo: Suelta a quien debe marcharse, recuerda que te tienes a ti

Los besos que rozan con delicadeza los labios. Los besos que detienen el tiempo para atesorarlo y luego recordarlo una y otra vez. Los besos que se lanzan al viento para verlos volar hasta donde deseamos. Los besos que se mandan al cielo a los seres que se adelantaron. Los besos empapados que se dan bajo la lluvia. 

Los besos alegres que saludan y dan gratas bienvenidas. Los besos retadores que te obligan a decir verdades o atreverte a todo. Los besos que se dan de puntitas porque los labios no se alcanzan. Los besos que cierran los ojos porque no ocupan ver. Los besos que se dan después de entregarte en cuerpo y alma al amor de tu vida.

Seguir leyendo: Conserva la fe; siempre sale el sol, siempre

Los besos fugaces que duran un momento pero se quedan en el corazón para toda la vida. El tierno beso que una mujer da a su bebé al convertirse en madre. Los besos de cumpleaños que celebran vidas. Los besos de navidad que desean tiempos de paz y esperanza. Los besos ilusionados que se dan para recibir un nuevo año. 

Los besos que las princesas dan a los sapos buscando a su príncipe azul. Los besos que son capaces de despertar a las damas durmientes. Los besos leales que buscan los labios del ser amado durante toda la eternidad. Los besos cobardes que se guardan y se marchitan porque que jamás se dieron.

Los suaves besos de una madre en las heridas de sus hijos que sanan dolores. El tierno beso que un padre da en la frente a su amada hija cuando la entrega en el altar. Los besos emocionados que se dan después de un "sí, quiero". Los besos de otoño que se dan los abuelos con sabor a café. Los besos mágicos que lo arreglan todo.