Buena Vida

Actitudes que delatan si disfrutas el sexo

Fíjate en lo que dices sin palabras

Por: Norma Portillo

Pareja dormida   (Foto: Eva.hn)

Pareja dormida (Foto: Eva.hn)

Irse a la cama con un chico no quiere decir que la pasemos bien. Si es verdad, hay chicos que tienen la precaución de preguntar si lo que hace te gusta, ponen atención a tu cara y tus reacciones para saber si parar o seguir. Pero también hay chicos que ni cuenta se dan que su pareja la dejó como antes y después.

Una mujer no necesita de que le ofrezcan amor eterno para irse a la cama, basta con que prometan y le hagan un buen sexo oral y aseguren un orgasmo.

Después de terminar el acto, tenemos actitudes que califican la intimidad.

1. La que se baña: Si una mujer se baña justo después del sexo es porque estuvo malísimo. Deprimente. Triste.

2. La que te empuja: Una leve presión de los dedos sobre el pecho del tipo. Es casi imperceptible, pero quiere decir "quítate de ahí, no quiero que estés adentro de mí ni un segundo más".

3. La que se voltea: Una mujer que gira y se acurruca dándole la espalda al tipo da una señal casi tan mala como la que se baña, pero con un poquito más de decencia.

4. La que suda: Si una mujer termina agitada o sudando, es buena señal. La ha pasado bien y puede ser que no haya terminado, pero igual hizo ejercicio y eso es suficientemente bueno.

5. La que se ríe y comenta el sexo: Evidentemente lo disfrutó. No creas que habla y se ríe al final, es en el momento, cuando te pide que le toques por allí, que vayas más rápido o más despacio, que la muerdas, etc.

6. La que abraza: De estas hay dos tipos: La que le gustó pero no por placer, sino por puro corazón. Y la otra es a la que le gusta el tipo y la intimidad.

7. La que llora: Es difícil entender por qué llora, si de tristeza, amor o frustración.

Se trata de la reacción más desconcertante, es preferible no preguntar nada. Nosotras solas nos encargamos de entendernos y explicarnos, aunque un abrazo no estaría mal.

8. La que fuma: Es la más amable de todas las reacciones. Fumarse un cigarro después del sexo da una impresión de tranquilidad y satisfacción.

A veces esta es la que más se usa para darles a entender que no nos tragamos ninguno de sus cuentos pero que la pasamos bien.

9. La que quiere continuar: Una mujer que sigue pidiendo más cuando el tipo ya terminó significa que todavía no ha tenido un orgasmo.

Si de plano no llega al clímax pero es una fémina confiada, preferirá hacerlo sola.

Con información de SoHo.

También te puede interesar:

 

 

Temas

  • mujer
  • sexo
  • actitudes
  • hablar

Comentarios

Te puede interesar