Buena Vida

7 tipos de hombres que no merecen tu tiempo

Si te encuentra con alguno que tenga estas características más vale que te alejes

Por: Norma Portillo

Foto: S.yimg.com

Foto: S.yimg.com

En definitiva que hay hombres que no nos convienen y sería bueno, al menos, tener una idea de cuáles son los perfiles de aquellos con los que podríamos tener una vida difícil o que  tal vez la relación termine en una ruptura,  cosa que podría pasar en el mejor de los casos. Y en el peor podríamos quedar enganchadas de tal modo que nuestra autoestima quede por los suelos, lo que nos costaría salir de ella ya que es algo más complicado. 

A continuación siete de los hombres que lo mejor sería alejarnos de ellos porque no nos convienen:

El inconforme. Es posible que si tu compañero se encuentra inconforme con la vida, el trabajo, o las elecciones que ha hecho, no te lo diga. Pero con el tiempo te vas a dar cuenta que no se está contento.

Este tipo de hombre no te conviene porque si no ha conseguido lo que quiere con el tiempo tenderá a transmitir esa amargura que le corroe el alma a las personas más cercanas. Y en definitiva tú no eres una enfermera que tenga que tratar las enfermedades que otros no quieren dejar. Si él no se motiva, no habrá fuerza externa que lo haga.

La solución a esto es que cuando te des cuenta de ello preguntarle qué es lo que va a hacer al respecto. Y aunque te diga que lo único que necesita es estar contigo, no lo creas, eso no es verdad. Primero tiene que ver por él mismo, sentirse bien él como ser único y después estará listo para ser feliz junto a otra persona.

El codo. Es muy frecuente que el hombre así se haga el occiso a la hora de pagar la cuenta, de comprar las cosas para la reunión y contar hasta el último centavo que gasta.

No te conviene porque esa avaricia que tiene con los asuntos materiales la lleva hasta la intimidad, así que te puedes imaginar la frustración que vas a sentir cada vez que tengan relaciones amorosas, no se preocupará jamás en ti.

La solución es que te percates de si no gasta porque no tiene dinero o porque es muy controlador de su economía, si es la segunda piénsala dos veces antes de seguir con él, no te espera nada halagador.

El niño de mamá. Una cosa es respetar a tu madre y a las mujeres que le rodean porque, seguramente, hará lo mismo contigo. Pero cuando no puede hacer nada sin consultarle a su mami estás en problemas.

No te conviene porque anteponer a su madre en todo aquello que les concierne sólo a ustedes no es nada bueno para una relación sana. Terminarás odiando a su madre y odiándolo a él, pues ser la sirvienta de alguien que está acostumbrado que todo le den no es naa agradable.

Lo puedes solucionar revisando si realmente lo que él siente es dependencia y no amor, si es lo primero y siempre sales perdiendo y quedando en segundo plano al lado de su madre, es mejor que te olvides de él.

El todopoderoso. Se siente la persona que todo lo puede y que se le tiene que rendir pleitesía, tal vez contigo sea agradable, pero no te has dado cuenta ¿cómo trata a los meseros y a la gente que siente que está abajo de su nivel?

No te conviene porque una persona que no tiene respeto por otras difícilmente será diferente contigo, es probable que en la primera etapa de tu relación sea divino, pero con el tiempo esto cambiará.

La solución está en encontrar a un hombre triunfador y que respete a las demás personas, que tega un balance en su vida. Una persona prepotente es lo menos que necesitas, sólo te traerá problemas.

El controlador. Los hombres así suelen ser muy sutiles a la hora de mostrar que te quiere controlar, por lo menos al principio de la relación.

No te conviene porque muy poco podrás hacer si caes en sus redes y cuando ya te conozca usará toda su inteligencia para que hagas lo que él quiere a lo que no te podrás negar porque saben cómo llegar a las mujeres una vez que las conocen, no escatiman en la técnica a usar desde el chantaje hasta hacerse los mártires.

Lo puedes solucionar no dejando que tu pareja tome las decisiones por ti. Tú eres una mujer pensante con cerebro, sensaciones, sentimientos y libertad de elegir lo que más quieres. En eso consiste ser una pareja, no tiene una que sacrificarse para que el otro brille, sino que se va de la mano, uno al lado del otro.

El celoso. No se trata de el hombre que tiene celos de tus amigos, sino del que tiene celos de ti y de lo que eres, de tu éxito y tu reputación, ya sea porque eres reconocida en tu trabajo, porque ganas más o porque te has abierto camino sola.

No te conviene porque un hombre que tiene celos de tu éxito no es alguien que te convenga porque siempre se sentirá amenazado por lo que eres, te tendrá envidia y tratará al menor descuido que te sientas mal minimizando lo que haces o siendo infiel.

La solución podría estar en hacerle ver que la pareja es un nosotros y no un yo y tú. Los celos profesionales con frecuencia son alimentados por las dos partes y ambas tienen que poner de su parte para solucionarlo.

El inalcanzable. Un hombre huidizo no es muy recomendable, habrá momentos que lo tengas pegado en todo momento a ti, pero habrá otros en los que se perderá sin ninguna explicación.

No te conviene porque es un hombre que tiene incapacidad para el compromiso, es decir, no puedes contar con él para nada porque siempre te quedará mal.

Lo puedes solucionar observando muy bien lo que quieres y tal vez para una relación formal lo que necesitas es alguien que esté contigo en las buenas y en las malas, que te escuche y te apoye y no una persona que sólo te hace sentir que te electrizas en cuanto te toca.

También te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • hombres
  • alejamiento
  • tiempo
  • merecen

Comentarios

Te puede interesar