Logo Soy Carmin
Ella tuvo el vestido de novia más hermoso del mundo y es negro
Belleza

Ella tuvo el vestido de novia más hermoso del mundo y es negro

Los novios tenían 12 años de pareja, se conocieron por MySpace y estaban decididos a no casarse nunca, pero las cosas cambiaron y ella terminó con un vestido de novia negro que es considerado realmente hermoso.

Por: Gisselle Acevedo

Ella tuvo el vestido de novia más hermoso del mundo y es negro(Especial)

Ella tuvo el vestido de novia más hermoso del mundo y es negro | Especial

Ella tiene el vestido de novia más hermoso del mundo y es negro. Su nombre es Lydia Pang, directora de diseño editorial global de Nike HQ y tiene una hermosa historia de amor con el diseñador Roo Williams

Resulta que la pareja se conoció en línea hace 12 años, en aquel entonces MySpace fue su vínculo de comunicación, ella no quería casarse, tal como lo cuenta:

"Para ser honesto, no teníamos la intención de casarnos", dice Lydia.

“¡No era algo que priorizáramos! Pero a medida que envejecimos, experimentamos mucho y pasamos por tanto, sentimos que merecíamos celebrar nuestro amor y lo que hemos logrado juntos ”.

El año pasado las cosas cambiaron y en un viaje a Tokio, Japón, con el que celebraban su 12 ° aniversario, sucedió lo inesperado: "Fue allí donde decidimos juntos que queríamos comprometernos", dice Lydia a Vogue

“Nos despertamos un día, fuimos a diseñar nuestros anillos al estudio de Shihara, tomamos un plato de ramen y luego pasamos nuestra noche de compromiso en el Park Hyatt Hotel. Tomamos una copa de celebración en el bar de Nueva York y luego nos dieron servicio a la habitación. Fue simple, perfecto, colaborativo. Lo hicimos a nuestra manera.

Ya de regreso en Estados Unidos recurrieron a un planificador de bodas para que sus ideas se llevaran a cabo.

"La estética estaba muy informada por nuestro gusto personal, nuestra historia de fondo emo y nuestras raíces galesas", explica Lydia. 

Ella y Roo fueron criados rodeados de naturaleza en el sur de Gales, y sabían que querían casarse donde crecieron y se enamoraron. "Siempre solíamos pasar por este campo cada vez que nos veíamos y hablamos de lo hermoso que era", recuerda Lydia.

"Entonces, un día, mi madre se acercó al granjero, le contó nuestra historia y accedió a dejarnos casarnos allí, en medio de los árboles caídos góticos, el río que fluye, los robles majestuosos y los tejos".

Todo tenía un toque gótico, que para la pareja significa belleza en algún estado de descomposición, y trabajaron para celebrar el entorno natural. 

A la boda solo asistieron 70 invitados que vinieron de Los Ángeles, Hong Kong, Nueva York, Londres y más allá.

"Mi padre es un chef increíble y trabajó para obtener todos los ingredientes de granjas y pescadores locales. Mi madre es comisaria y propietaria de una galería, por lo que estableció una visión increíble y seleccionó las mesas, la ropa de cama y los platos franceses ”. Todo lo que compraron u obtuvieron fue luego reciclado, reutilizado o regalado a los invitados para generar un desperdicio mínimo.

Lydia Art también dirigió su guardarropa. "Quería estar cómoda, más grande que la vida, gótica, pero femenina y moderna, así como trabajar con una joven diseñadora", dice.

 “Alguien que entendió mi estética, que adoptó técnicas de construcción únicas. Al encontrar a Katie Roberts-Wood y reunirme con su equipo, supe que haríamos realidad la magia. Desde su sistema de creencias en torno a empoderar a las mujeres a través del diseño, hasta su estudio lleno de nubes de tela y su perro ladrando, sabía que crearía un vestido que representara todo lo que quería, y superó todas las expectativas ”.

La belleza y el cabello se mantuvieron simples y naturales. "Elegí un elegante moño bajo para mi cabello", dice Lydia. 

Lo anterior hacía perfecto juego con el vestido que ya es conciderado como uno de los más hermosos del mundo por su sencilles, comodidas, buen gusto y sobre todo por su color negro.