Logo Soy Carmin
Vestidos de novia
Belleza

Vestidos de novia

Una de las decisiones más importantes en la vida de una mujer, es la elección de su vestido de novia. Cómo surgió éste y la evolución que ha tenido, es una historia digna de contarse. 

Por: Nancy Villarreal

La boda que cambió la historia(Especial Unsplash)

La boda que cambió la historia | Especial Unsplash

El vestido de novia, esa prenda ostentosa y elegante que es la ilusión de muchas mujeres desde temprana edad. Suele ser considerado como la personificación misma de la figura femenina, la realización del sueño de unir la vida de una al de su ser amado hasta el fin de nuestros días. Los vestidos de novia tienen que ser perfectos y bellos, que nos haga sentir como toda una reina en el mejor día de nuestra vida.

Esta pieza de alta costura tan significativa suele ser de color blanco o algún tono claro cercano como el marfil, perla, hueso o champaña. Pero esto no siempre fue así, lo vestidos de novia han sufrido un largo proceso de evolución a través de su historia, la que realmente no es muy larga, pues a este tipo de atuendo se le considera algo moderno.

Los primeros registros del uso de atuendos cercanos al vestido de novia se ubican en las tierras de Babilonia, Sumeria y Asiria, regiones en las que las jóvenes mujeres eran vendidas en el contexto de una especie de “mercado de esposas”. Los hombres elegían a la fémina de su preferencia según su apariencia física y belleza, por lo que muy seguramente eran vestidas con ropas especiales.

De ahí nos trasladamos hasta China, país en el que se utilizó una prenda ceremonial para la celebración de la unión de una pareja en matrimonio. En los tiempos de la Dinastía Zhou, que habitó aquellas tierras hace unos 3 mil años, se estableció la costumbre de usar colores muy específicos en las bodas. Los novios debían llevar batas negras con detalles rojos, esto encima de una ropa interior blanca, la cual era visible. Dicho uso se extendió a la Dinastía Han, la cual dividió los colores de vestidos de novia a usar, según las estaciones del año.

En la actualidad, las futuras esposas chinas usan el día de sus bodas tradicionales un traje color rojo, conocido como “traje fénix”. Todo esto pasa ha pasado en el Oriente, pero en el Occidente la historia del traje de novia cambia un poco. En la época del Renacimiento, ya se acostumbraba celebrar bodas entre la alta sociedad. En éstas, las mujeres portaban sus mejores vestidos, usualmente en tonos dorados o de colores vivos con detalles en oro.

En muchas ocasiones, a estos vestidos de novia elegantes se les añadían las insignias y símbolos de la familia de la novia, para mostrar la influencia social de la misma. Además de esto y ya que las únicas funciones de una esposa eran la de ser fiel a su marido y darle hijos varones, sus ajuares eran adornados con joyas de buen augurio, como las perlas y el coral color rojo.

Puedes leer: Vestidos de novia que no son el clásico corte princesa o color blanco

La boda que cambió la historia

Muchos años permaneció vigente esta costumbre de que la mujer llevara su mejor vestido independientemente de su color, sin embargo, poco a poco algunas mujeres fueron las pioneras en elegir el color blanco para llevarlo en su vestido de bodas, pero fue después de la boda de la reina Victoria de Inglaterra en 1840, que el blanco se estableció como el ideal en un vestido de novia.

En los tiempos de la monarca Victoria y su casamiento, empezó a tener auge la imprenta y por ende, la circulación de las primeras revistas de moda, lo que favoreció la idea del vestido de novia blanco. También influyó el fácil acceso al color blanco dentro de la industria textil. A partir de ese momento se comenzó a escribir la historia y la evolución del ajuar de bodas tradicional.

El aspecto sentimental

A partir de ese momento, se comenzó a asociar al color blanco con la inocencia, la pureza y la virginidad, virtudes con la que las mujeres debían llegar al matrimonio. A partir de la década de los años 20, los modelos de vestidos de novia se vieron modificados y modernizados, haciéndose más cortos, o más ceñidos al cuerpo. Detalles como el encaje, las transparencias y los bordados se han convertido en parte de los vestidos de novia más sencillos y elegantes.

Puedes leer: Qué es un beso

La permanencia del vestido de novia tradicional radica precisamente en el hecho de que sus creadores han sabido evolucionarlos y mantenerlos a la moda, apegados a las nuevas tendencias e ideas dentro de la industria del estilo. El precio de un vestido de novia puede ser muy elevado a veces, pero si es tu sueño y convicción, puedes encontrar la mejor opción para tu economía. 

Vestidos de novia
Vestidos de novia

 

Síguenos en

Temas

  • Vestidos de novia

Comentarios