Belleza

Cirujanos plásticos arruinan cuerpos y vidas

Mujeres quedan marcadas de por vida

Por: Norma Portillo

Cicatrices de una mala cirugía

Cicatrices de una mala cirugía

Son muchas las mujeres que se someten a cirugía plástica diariamente, una de las más recurrentes es la cirugía de senos. Chicas de todas las edades se someten a una intervención quirúrgica, sin saber que en ocasiones puede ser fatal.

Es el caso de Lorena Beltran, periodista colombiana de 21 años, ella fue operada en un sector exclusivo de Bogotá, pagó por la cirugía 4, 700, 000 pesos colombianos (1,600 dólares) y se aseguró de que el médico estuviera acreditado para poder realizar el procedimiento.

Ella quería reducir el tamaño de sus mamas por sufrir de dolores en la espalda, pero un par de largas, gruesas y profundas cicatrices le recuerda a Lorena el resultado de una mala cirugía.

 

“Cuando me quitaron el vendaje en el consultorio de él tenía un pezón negro. No era un tejido morado, no. Mi pezón era absolutamente negro y duro. Cuando me hice presión levemente el pezón se desprendía del seno, se movía de la sutura. Me alarmé. Pude ver el susto en su cara pero me dijo que lo que me pasaba era normal”, recuerda la joven.

Aunque alarmada siguió con las recomendaciones médicas sin ver mejoría. Al consultarlo de nuevo él le advirtió que si el tejido del pezón seguía muriendo le pondría un injerto de su entrepierna y lo tatuaría para que quedará similar al pezón. Por mientras, que se pusiera gelatina sin sabor en sus heridas.

“Cualquier cirugía es un riesgo, pero cuando uno está en manos de un profesional, él sabe manejar una complicación de manera adecuada. Bajo ninguna circunstancia considero que aplicar gelatina sin sabor en una herida sea tratar correctamente una cicatriz que no está cerrando bien”, agrega.

Con el paso de los días el tejido sanó y el pezón se adhirió a su seno, sin embargo, la cicatrización no fue buena y su piel quedó dañada. Todavía hoy sufre las consecuencias, perdió sensibilidad en el pezón y quedó afectada emocionalmente. Pues a la hora de tener relaciones sexuales tiene que maquillar sus pezones porque le da vergüenza la vean así.

 

Beltrán comenta que siempre que acudió al médico Sales Puccini afirmó que todo lo que le ocurría era normal, ofreciéndose a realizar otra cirugía como garantía a su trabajo y arreglar sus cicatrices. Pero “el remedio fue peor que la enfermedad” y sus senos terminaron con un aspecto peor que el inicial.

Debido al descontento de cómo había quedado su cuerpo llevó a Lorena a indagar sobre el médico y descubrió que su caso no era el único por lo que decidió denunciarlo en medios de comunicación colombianos y liderar en redes sociales la campaña #CirugíaSeguraYA, en la que hace un llamado al Congreso de la República de Colombia para que emita leyes con las que se regule la cirugía plástica.

El éxito de esta campaña se convirtió en tendencia en redes sociales, y a la lista se sumaron más víctimas de Puccini.

Con información de Es-us.noticias.yahoo.com e imágenes de Lorena Beltrán

También te puede interesar:

 

 

Temas

  • mujer
  • salud
  • cirugía
  • cicatrices
  • senos
  • cirugía plástica

Comentarios

Te puede interesar