Trendy

¿Sabías que los perros leen la mente?

Estudios demuestran que pueden reconocer las emociones humanas positivas y negativas

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Laboratorio de Inteligencia Canina del Instituto Messerli (foto: Anjuli Barber)

    Laboratorio de Inteligencia Canina del Instituto Messerli (foto: Anjuli Barber)

Las últimas investigaciones veterinarias han aportado evidencias científicas que respaldan la afirmación de que los perros son los mejores amigos de los seres humanos. Demuestran que estos animales son capaces de identificar lo que sentimos y diferenciar nuestros distintos tipos de sentimientos.    

Los perros pueden reconocer las emociones de las personas por medio de sus diferentes sentidos, habilidad nunca antes vista en especies distintas de la humana.

Los científicos del Instituto de Investigación Messerli demostraron que los canes forman representaciones mentales abstractas de los estados emocionales positivos y negativos, en vez de exhibir simplemente conductas aprendidas previamente al responder a las expresiones de las personas y de otros perros.

Los investigadores presentaron a 17 ejemplares de diferentes razas una serie de imágenes y sonidos asociadas con diferentes combinaciones de expresiones emocionales positivas (felices o alegres) y negativas (enojados o agresivos) en humanos y en perros.

La  investigadora Lisa Wallis con un Border Collie (foto: University of Veterinary Medicine)

 

Estas distintas fuentes de información sensorial, consistentes en fotos de las expresiones faciales y grabaciones de audio de vocalizaciones (voces o ladridos) de personas y canes desconocidos, fueron expuestas simultáneamente a los animales, sin que estos recibieran ningún tipo de entrenamiento previo.

El equipo encontró  que los perros pasaron más tiempo mirando las expresiones faciales que coincidían con las vocalizaciones que expresaban ese mismo tipo de estado emocional, tanto en los seres humanos como en los sujetos caninos.

 

¿Te gustan los perros?

 

El doctor Kun Guo, investigador de la Facultad de Psicología de la UL señala que “algunos estudios anteriores han indicado que los perros pueden diferenciar entre las emociones humanas basándose en señales como las expresiones faciales, pero aquello no es lo mismo que el reconocimiento emocional hallado ahora”.

“El estudio muestra que son capaces de integrar dos fuentes diferentes de información sensorial en una percepción coherente de las emociones de los seres humanos y de otros perros,  una capacidad cognitiva que hasta ahora solo se había detectado en los primates y solo  se ha visto aplicarla a los seres humanos”, de acuerdo al doctor Kun Guo.

Rostros de alegría y enfado (foto: University of Lincoln)

 

Quién tiene un perro sabe que, a menudo, el mejor amigo del hombre parece entender lo que decimos y sentimos, y este estudio de la bióloga Natalia de Souza Albuquerque, del Instituto de Psicología de la USP, demuestra que estos animales pueden diferenciar y reconocer expresiones emocionales de ira y alegría, tanto en seres humanos como en otros canes, según esta universidad brasileña.

Hemos obtenido la primera evidencia científica de que esta capacidad está también presente en los animales que no son primates, según la investigadora De Souza.

El estudio se ha confirmado en esencia por otro equipo de científicos cognitivos de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, Vetmeduni-Vienna, en Austria, quienes han demostrado “que los perros pueden distinguir en concreto entre los rostros humanos felices y enojados, observando tan solo imágenes”.

Los perros pueden haber desarrollado esta habilidad debido a su estrecha relación con la gente, en la que los animales han aprendido a entender ciertos aspectos de la comunicación no verbal humana, según estos investigadores.

Ensayo de reconocimiento de expresiones faciales (foto: University of Veterinary Medicine)

 

Corsin Müller y Ludwig Huber, del Instituto de Investigación Messerli y del laboratorio de Inteligencia Canina, ambos del  Vetmeduni-Vienna, presentaron  a 20 perros fotos de las caras de mujeres felices y enojadas, visualizadas en una pantalla táctil.

Previamente, los perros de un grupo habían sido entrenados para tocar las imágenes de caras felices, mientras que los del otro grupo eran recompensados al elegir las de rostros enojados.

Los perros entrenados para elegir las caras felices resolvieron su tarea mucho más rápido que los que tuvieron que elegir los rostros enojados, lo que para el director del estudio, Ludwig Huber parece sugerir que a “los perros no les gusta acercarse a rostros enojados". 

Creemos que los perros se basaron en su memoria durante este ejercicio y que reconocían una expresión facial que ya habían almacenado , según Corsin Müller.

“Se sabe que los perros tienen un mejor sentido del olfato y el oído que los humanos, aunque la resolución espacial (capacidad de ver detalles en una imagen) de su visión es menor que  la de las personas, y se desconocía totalmente que los perros fueran capaces de reconocer las emociones humanas de esta manera, visualmente”, indica Ludwig Huber. 

Por otra parte, los expertos indican que el entrenamiento mejora la capacidad de los canes de diferenciar los rostros por su estado de ánimo y además ayuda a mejorar otra capacidad canina: la de dirigir su mirada hacia el mismo sitio donde dirigimos nuestra vista.

“Los perros son conocidos por ser excelentes lectores de lenguaje corporal humano en múltiples situaciones”, según los expertos Vetmeduni-Vienna, y según este organismo, “pueden representar un caso especial, ya que se han encontrado evidencias de que son capaces de seguir la mirada humana hacia objetos tales como alimentos o juguetes, o hacia las puertas”.

Perro en medio del análisis (foto: Anjuli Barber)

 

Científicos del Instituto Messerli del Vetmeduni-Vienna investigaron si esta habilidad perruna está influenciada por el envejecimiento, la habituación y el entrenamiento formal, con un grupo de 145 perros Border Collies, de distintas edades.

Los experimentadores captaron la atención de los perros llamándolos por su nombre y dándoles la orden de "observa", tras lo cual volvieron rápidamente la cabeza para mirar a la puerta de la sala de pruebas, o bajaron la mirada hacia un punto en el suelo junto a sus pies.

Repitieron este esos experimentos después de entrenar a un grupo de estos perros, manteniendo con ello un lapso prolongado de contacto visual, ‘cara a cara’ antes de girar las miradas.  

Como resultado de estos ensayos comprobaron que la capacidad de seguir la mirada humana  no varía a lo largo de la vida de los perros,  pero puede ser mejorada por medio de este tipo de entrenamiento formal.

Información de EFE

 

Notas similares…

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios