Trendy

Mujer no tiene sexo por 110 días y esto le pasa

Ella decide dejar la abstinencia sexual y encuentra algo inesperado

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Nixalina Watson

    Nixalina Watson

Nixalina Watson, bloguera de blog Sex & London City, cansada de salir con chicos que sólo querían el acostón hizo un voto de abstinencia sexual.

“En un esfuerzo para dejar mis citas y enfocarme en una conexión más profunda, hice un voto de castidad. ¡Sí, me prohibí el sexo!”, comentó la chica.

 

“Decidí que si eliminaba cualquier acto sexual (besar estaba totalmente bien y lo alentaba todas las veces) entonces dejaría de toparme con 'players' y chicos malos y empezaría a encontrar hombres que buscaran más que el interior de mi falda. ¿Un plan infalible para hallar el verdadero amor? Ciertamente, eso fue lo que pensé”, continúa.

Pero, aunque en un principio esa idea era muy firme, con el tiempo comenzó a ser contraproducente al darse cuenta que el “remedio era peor que la enfermedad”.

 

“Tomar el voto de no sexo buscaba mejorar la calidad de hombres con los que me toparía, pero tuvo el efecto opuesto…además aumentó mi libido de forma exagerada. Me vi mirando hombres como si fueran pedazos de carne”, relata.

Cansada de sentirse más mal que bien, decidió aceptar la invitación de un chico que le propuso seguir la fiesta en su casa. Y así fue como, después de 110 días, decidió disfrutar nuevamente de su sexualidad, y el resultado fue más que satisfactorio.

 

“Me sentí libre de nuevo. Ya no tuve que preocuparme por ignorar los acercamientos o tener que contestar millones de preguntas sobre mi abstinencia. Pero más importante, yo descubrí que disfruto el sexo sin la necesidad de encarcelar a un hombre”, expresó.

Nixalina reconoció que anteriormente cuando tenía sexo con un hombre se involucraba emocionalmente con esa persona, y que los encuentros de una noche eran degradantes porque sería juzgada por hacer eso por la sociedad.

 

Hoy en día Nixalina tiene claro que puede tener sólo sexo con un hombre sin sentirse culpable.

“No me sentí rechazada, triste o usada; precisamente, lo contrario. Me sentí empoderada, deseada y feliz de que pasó”, concluye.

 

Con información de Dailymail.co.uk e imágenes de Facebook

También te puede interesar:

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios