Trendy

Micaela describe así su "salida del clóset"

Mi madre me dijo que había que curar mi enfermedad.

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Micaela sale del clóset. Foto: purotrend.com

    Micaela sale del clóset. Foto: purotrend.com

Micaela Gonzalo, es escritora y estudiante de Letras, ella describe como fue que "salió del closet" titulando esta parte de su vida "Crónicas de Narnia; el león, la bruja y el portero"

“Si tengo dudas, que no se note” – pensé – y pedí a mi mamá todo el lujo posible. Como las sospechas eran grandes, festejé mis 15 en el salón de un spa. Compré el combo: vestido off white hecho a medida con detalles en mostacillas aperladas, planchado de los rulos que hacía años crecían crespos y la elección de un tema musical para entrar de la mano de papá;Maravillosa esta noche, la versión en español de Wonderful tonight porque mis abuelos no hablan inglés.

Bailé el vals y repartí el cotillón por las mesas de los invitados, para mi familia era una princesa, para mí un lavarropas: un objeto blanco y enano al servicio de la sociedad. La angustia desencadenada de la performance de señorita dulzura me llevo a enfrentar un león que hacía tiempo jugaba al ping pong dentro mío con la idea de “me gustan las chicas”. Mi primera salida del clóset, la puerta de Narnia, la más difícil, fue la de darle la razón al león y salir para mí misma: “Tengo 15 años y soy una chica que le gustan las chicas”.

Así salí del clóset. Foto: purotrend.com 

 

Unos años después, terminaba con mi primer amor, una chica con quien me disponía a la fantasía que estaban dando en el mundo en ese momento (y con la cual, además, había crecido): casarme, tener hijos y vivir en una imaginaria playa con teatros y cines cerca. Mi corazón estaba como el último durazno del cajón y al igual que cuando era chica y algo me dolía, corrí a contarle a mi mamá.

Mal timing; Mi mamá se estaba separando de mi papá y ahora no solo su matrimonio moría sino que también la idea de su nena perfecta se desvanecía. Tuvo un ataque de nervios, me gritó, lloró y me revoleo una escoba. Se puso gris y como una bruja de las malas, me dijo que había que curar mi enfermedad. Esa salida no fue la más difícil, si fue la más dura. ¿Sino me contenía mamá quien me iba a contener? Como todo, el tiempo pasó, las cosas se calmaron.

Para que ya no sea duro ni difícil, abrir Narnia, salir del clóset, es como ir a correr, hay que ir una o dos veces por semana. Se sale todo el tiempo, para los de la oficina, para la chica de la verdulería, el taxista o el portero, aunque ya tanto no duela, por ahora, se sale todo el tiempo. 

Sigue leyendo:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios