Trendy

Fingieron ser hombres para poder sobresalir

Ellas nos trajeron increíbles historias pero su género les impedía compartirlas

Carolina Espinoza
Por Carolina Espinoza

Hoy son mundialmente conocidas, leídas y amadas, sin embargo tuvieron que pasar malos ratos y desprecios debido a su género. Ellas son las escritoras que tuvieron que fingir ser hombres para poder publicar un libro.

 

Alice Bradley Shelon: James Tiptree

Alice Sheldon nació en 1915 y fue una estupenda escritora de ciencia ficción, sin embargo, su carrera como escritora comenzó en 1968 bajo el pseudónimo e James Tiptree Jr. Usó este nombre masculino pues le pareció un buen camuflaje. El nombre de James lo eligió pues era el nombre más común que se le ocurrió, en cambio el de Triptree lo sacó de una botella de mermelada. Usó este nombre por una década. Por sus temáticas feministas y cuestionamientos sobre los roles de género, muchos creyeron que se trataba de una mujer, no obstante tanto Harlan Ellison como Robert Silverberg creyeron fehacientemente que Triptree era hombre. Ahora hasta hay un premio con su nombre… su nombre masculino.

 

Amandine Lucile Aurore Dupin: George Sand

Foto: Nadar

Esta escritora francesa fue bastante popular en el siglo XIX, sus ideas sobre el género, la moral y la política le granjeó el desrecio de muchos escritores de la época, sin embargo, muchos otros fueron sus amigos. Entre ellos está Victor Hugo, Julio Verne, Balzac y Flaubert. También tuvo varios amoríos con personajes famosos como Fréderic Chopin (con quien se a puede ver retratada en la pintura de Eugéne Delacroix). A pesar de todo esto, ella publicó bajo el nombre de George San. También se atrevió a trransgredir las normas sociales al vestirse con prendas masculinas y fuar en público. Ella fue una verdadera mujer revolucionaria.

 

Nelle Harper Lee: Harper Lee

No fue en realidad un cambio de nombre, pero muchos lectores les parecía más varonil el nombre de Harper y a primera vista el público creían que en realidad se trataba de un hombre: Nelle Harper Lee escribió la magistral novela To kill a Mockingbird (1960) – conocida en español como Matar a un ruiseñor -, misma que habla del racismo, la inequitud de clases y los roles de género, temas bastante controvertidos todavía en la primera mitad del siglo XX.

 

Louisa May Alcott: A. M. Barnard

Foto: Wikipedia

Años antes de publicas su famosa novela Little Women (1968)- traducida como Mujercitas-, Louisa M. Alotto pubilcó una serie de novelas sensacionalistas bajo seudónimo con la finaliad de conseguir dinero para publicaciones, escribió y publicó después bajo su nombre real. Ella, al igual que las demás escritoras en esta lista, fomentaba los derechos civiles de mujeres y afroamericanos.

 

 

Emily, Charlotte y Anne Brontë: Ellis, Currer y Acton Bell

Las hermanas Brontë escribieron verdaderas joyas literarias, cada una dejó un precioso legado literario. Sus vidas, al igual que sus novelas, estuvieron llenas de momentos dolorosos y la presencia de la muerte y la enfermedad nunca las abandonó del todo. Sus experiencias, junto con la literatura que leían y las pinturas que apreciaban, ayudaron a la creación de las novelas que ahora conocemos.

Esta pasión por escritor y contar historias fue algo que ellas tenían desde pequeñas, pero para poder publicar sus obras tuvieron que adoptar el nombre de tres hermanos, curiosamente respetaron sus iniciales. Sólo gracias al éxito de Jane Eyre, Charlotte y Anne salieron del anonimato. La identidad de Ellis Belle solo se reveló después e la muerte de Emily, en 1848, un año después de la publicación de Wuthering Heights (Cumbres Borrascosas), y sólo entonces se publicó bajo su verdadero nombre. Al año siguiente falleció Anne y en 1855 finalmente Charlotte. Todos los hermanos Brontë fallecieron por el mismo mal: la tuberculosis.

Estas escritoras fueron las pioneras y abrieron el camino para que se aceptara su talento en el mundo de las letras y se le aceptara como un igual en la sociedad.

 

Joan Rowling : J. K. Rowling

Joan Rowling comenzó a escribir su famosa saga Harry Potter durante un trayecto en tren con retraso de Manchester a la estación King’s Cross en Londres, sin embargo tardó cinco años en culminar su primera entrega ‘Harry Potter y la piedra filosofal’. El libro fue publicado por primera vez por Bloomsbury Children’s Books en junio de 1997, con el nombre de J.K. Rowling. La “K”, de Kathleen, el nombre de su abuela paterna, se añadió a petición del editor, que consideró que el nombre de una mujer no resultaría atractivo al público infantil masculino al que iba dirigido.

 

Date una vuelta por nuestro Facebook y Twitter ;)


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios