Trendy

La niña que no siente dolor, sueño, ni hambre

Conoce la historia de Olivia Farnsworth, la niña biónica

Soy Carmin
Por Soy Carmin
El Debate
Por El Debate
  • Una niña sorprendente que trata de vivir lo más normal posible (Foto:examiner.co.uk)

    Una niña sorprendente que trata de vivir lo más normal posible (Foto:examiner.co.uk)

Esta es la historia de Olivia Farnsworth, una niña que a simple vista parece una niña normal de 7 años, pero la falta de una parte del cromosoma 6 le ha ganado el apodo de “niña biónica”, pues no siente dolor, sueño o hambre. Vive en Huddersfield (Reino Unido), tiene 2 hermanos y una madre que está muy preocupada por ella, así como los médicos, que la atienden y cuidan entre el asombro y la extrañeza.

Familia de Olivia (Foto:examiner.co.uk)

 

Los medios de comunicación británicos como el “Daily Mail” ya le han puesto nombre: la niña biónica. Se desconoce si esta fama será positiva para su desarrollo y su vida social, pero parece que a esta pequeña no hay nada que le preocupe o que le produzca miedo.

 

¿Habías escuchado hablar de

 

El accidente que le cambió la vida

Normalmente las personas sentimos hambre, sueño, etc por que nuestro cuerpo y cerebro lo necesitan pero, en el caso de Olivia esta muy fuera de lo común. De igual manera el dolor o el miedo  el miedo parecen ser cosas sin importancia de la vida de esta pequeña, tanto así, que no hace mucho que esta niña de poco más de 7 años ha sufrido un terrible accidente que apunto estuvo de costarle la vida.

Al salir de casa, en su ciudad natal Huddersfield, Olivia fue atropellada y arrastrada más de 20 metros, pero en lugar de llorar y lamentarse por el dolor la pequeña se levantó y le preguntó a sus papás, qué era lo que había pasado.

El primer accidente de Olivia (Foto:whitepoya.com)

 

Olivia sufrió quemaduras en un pie y la cadera, además fue atropellada. Incapaz de reaccionar ante ese coche que conducía hasta ella, acabó embestida de forma brutal y con la rueda de un neumático pasando sobre su cuerpo. La madre y sus hermanos fueron testigos del incidente y quedaron paralizados, no sólo por el impacto, sino por ver cómo la niña “intentaba” incorporarse como si nada hubiera pasado.

 

¿Aceptarías tener una hija con estas características?

 

No sentía dolor, ni pánico, ni sensación de alarma. A día de hoy, le falta parte de piel en la pierna, el pie y la cadera, pero nada de ello supuso ningún trauma para la mente de Olivia.

Su madre, Nikki Trepak, señala que ya siendo un bebé se dio cuenta de que algo extraño ocurría: Olivia no lloraba, y a partir de los 9 meses dejó de dormir normalmente, hasta el punto de que a día de hoy, carece de la necesidad de “descanso” y debe tomar somníferos para poder conciliar el sueño.

Olivia junto a su madre (Foto:planetacurioso.com)

 

Gracias a esa alteración genética, Olivia se salvó del accidente pues no se tensionó en el momento del impacto, se mantuvo relajada y eso le evitó fracturas.

De esa forma fue que los papás de la niña descubrieron que su cromosoma 6 estaba incompleto. En esta parte se encuentra el complejo mayor de histocompatibilidad, y se relaciona con la respuesta inmune del organismo como informa el diario español La Vanguardia.

 

¿Conocías esta alteración genética?

 

Preocupación

La alteración genética hace a Olivia inmune al dolor, pero además, su mamá explicó que la niña tampoco siente hambre y que puede pasar hasta 72 horas sin dormir por lo que tienes que darle somníferos. La niña es humana y no un robot, por lo tanto necesita dormir y nutrirse para seguir creciendo y mantener una salud adecuada.

A pesar de condición ella trata de ser una niña normal (Foto:wordpress.com)

 

El atropello no es el único accidente que Olivia ha tenido. Años atrás, una caída le provocó que se le rompiera el labio. Pese a tener la boca llena de sangre la pequeña no se quejó en lo absoluto, y tras la operación el médico notó que la menor no sentía ningún dolor.

Es un caso único y muy especial, una niña que se paseará por el mundo el resto de su vida sin temer a nada, y sin esas necesidades biológicas que a todos nos hace ser humanos, como es la capacidad de dormir, y de disfrutar comiendo.

Hasta ahora no se conoce otro caso en el mundo de una persona que tenga el mismo desorden cromosómico.

 

¿Cómo te sentiste al leer esta nota?

 

También puedes leer estas historias:

Lloraba y decía: ¿Porqué Dios me hizo así?

 

¿Qué pasó con la niña de Vietnam?

 

¿Quiénes son las niñas 'Devadasi'?

 

Ella era la 'gorda grasosa de la escuela'

 

¿Te acuerdas de la "niña modelo polémica"?

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios