Trendy

Ex la secuestra y le pone pegamento en vagina

Otro ataque de género. La mujer ya lo había denunciado. 

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Se vivían las últimas horas de este lunes, cuando una mujer de 36 años, que estaba a punto de salir de su casa en Fabero (El Bierzo) para pasear al perro, se agacha para atarse el cordón de su zapato y, en ese momento, se le echaron encima dos personas.

Ella, según confirma su abogada, Emilia Álvarez, a EL MUNDO, se da cuenta en seguida que su ex pareja es uno de los asaltantes y, el otro, es "un chico alto"

"Se la llevan, la meten en un coche maniatada y le tapan los ojos con una media. La llevan a Bembibre, a 25 kilómetros de Fabero. La meten en una bodega o trastero, que es la casa de la madre de su ex pareja y allí le hacen todo tipo de barrabasadas. Le echan un líquido que ella dice que le quema, le dan golpes por todo el cuerpo, pegamento por la parte vaginal. Así hasta las cuatro de la mañana", explica su letrada, que se enteró de los hechos esta mañana, por la llamada de la madre de la víctima.

Cuando se cansan a las cuatro de la madrugada,según Álvarez, la meten en el coche y ella escucha decir que la van a poner en las vías del tren, para que la atropellen. Pero al final cambian de opinión, la abandonan semidesnuda y maniatada al lado de una casa en ruinas, donde sólo escucha el ladrido de un perro. Ella empieza a correr sin rumbo y llama a varios timbres de casas hasta que, al final, pudo llegar a una farmacia donde la atendieron y llamaron a la ambulancia, que la condujo al centro de salud, donde las enfermeras tuvieron incluso que dejarle ropa. 

El parte médico al que tuvo acceso el diario EL MUNDO confirma que la mujer llegó con claros síntomas de ansiedad y presenta hematomas [...], lesiones en ambas muñecas, lesión en el pubis donde hay restos de pegamento, quemadura de primer grado en el muslo izquierdo, dolor y lesiones en ambos tobillos.

La víctima, tal y como corrobora Emilia Álvarez, puso la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, que ha detenido ya a la ex pareja.

Lo peor es que el ataque se puedo evitar. Un año antes la ex pareja de la víctima fue denunciado por malos tratos, desde entonces, se han sucedido las denuncias y los ingresos y salidas de prisión, porque quebranta siempre la orden de alejamiento. 

"Cada vez que este hombre queda en libertad, acosa a mi clienta", afirma la abogada.La última vez que el hombre estuvo ante el juez fue la mañana del lunes, el mismo día que horas después ocurrieron los hechos.

"Quedó en libertad el viernes y empezó a usurpar las cuentas de Internet de mi clienta, las de Facebook, Twitter, el correo electrónico y todo. Después comenzó a insultar y a amenazar a la familia y dijo que iba a matar al hijo de su ex pareja, que tiene 12 años. Ante eso, el sábado pusimos la denuncia.

Le detuvieron y este lunes pasó a disposición judicial para decidir si entraba de nuevo en prisión o no. Él dijo que no había hecho nada, que alguien se hizo pasar por él y el juez decidió dejarle en libertad, porque como tiene una pulsera electrónica pensó que era suficiente".

La víctima y el presunto agresor fueron amigos durante mucho tiempo y, luego, fueron pareja sólo unos meses, aunque llegaron a vivir juntos.

"Pero cuando ella decidió dejar la relación hace un año, empezó el calvario. Tenemos un grave problema y es que una parte de los quebrantamientos de la orden de alejamiento ha sido por redes sociales y él sabe cómo borrar sus huellas digitales. Eso hace que el proceso se alargue muchísimo, porque hay que empezar de cero a recabar pruebas. Lo único que produce es que no se le juzgue", dice Álvarez.

Esto te puede interesar: 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios