Trendy

Carol: la homosexualidad femenina en los años 50'

Más que una condena social, esta historia transmite la escencia de un romance inoportuno

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • (Foto:Instagram.com)

    (Foto:Instagram.com)

Antes de saber de qué se trataba la historia, la simple portada me llamó mucho la atención. Ademas de sus principales personajes, la historia se basa en la asfixiante década de los 50' en un Nueva York muy crudo.

La primera vez que Therese Belivet (Rooney Mara) mira a Carol (Cate Blanchett), un tren de juguete da vueltas. Es el anuncio de un círculo que pronto se abre y cierra, como el obturador de la cámara de Therese en cuanto ve a Carol con deseo; en ese momento se da rienda suelta a esa pulsión secreta que no se atreve a nombrar pero que la consume, así lo difunde un artículo escrito por El Universal.

A pesar de que el flechazo entre las dos es inmediato, de todas formas se da la oportunidad al espectador para que especule, por eso decía que comienza de forma sutil. Para algunos la película es lenta, pero para mí, el timing es perfecto, porque aportaesa delicadeza que se desarrolla durante toda la historia.

 

¿Crees en el amor a primera vista?

 

Basada en la novela homónima de Patricia Highsmith (también conocida como The Price of salt), puede que Carol, de Todd Haynes, sea la mejor historia de amor que se ha filmado en los últimos 20 años. Como sucede en los romances clásicos, la cinta narra la historia de dos personajes que están dispuestos a todo con tal vivir su amor.

Foto:Instagram

 

Esta magnífica película que trata sobre la posesión sexual que nunca renuncia a las pequeñas rutinas y los rituales, un largometraje para cine hecho desde lejos del cielo por el complejo estilista visual.

A pesar de renovar la olvidada estética melodramática, se adapta en plan de thriller emocional la difícil. Carol es una suerte de persecución metafísica que se sostiene con el suspenso de cada mirada, cada silencio, cada leve contacto entre las manos, representaciones de las partes de ese círculo que se cierra hasta la consecución del deseo y su liberación.

Foto:Instagram

 

Es ésta la historia de un ligue que se cuece a fuego lento, dando cada paso como si desvelara con cuidado un secreto sentimental-erótico. Así, el romance indiscreto entre Therese y Carol es una metáfora sobre el deseo y sin etiquetas.

Es un amor tímido, que no puede exhibirse en público: si en el año 2016 todavía existe discriminación hacia las personas homosexuales, imagínense cómo era en los 50. En esos años, la mujer estaba estereotipada por la publicidad; su rol no iba más allá de ser una buena esposa y de preocuparse por su casa.

 

¿Estás en contra de la homosexualidad femenina?

 

En temas de sexualidad, la sociedad aún era muy conservadora y la historia en Carol refleja en cierta medida los prejuicios y el castigo social que se generaba cuando dos personas del mismo sexo expresaban su amor.

Antes de que los hombres circunstanciales de la trama importen, es la eterna amiga Abby la que motiva constantes cambios de punto de vista; es el contrapunto que subraya cómo Therese posee tanto el cuerpo de Carol como su alma. Y viceversa.

Pieza de cámara para voces femeninas espléndidamente ejecutada por cada una de las protagonistas, y que Haynes resuelve de forma elegante, reconstruye el ambiente 1952 increíblemente más liberal que el de hoy con idéntica intención a la que Highsmith lo describió, abriendo heridas en cada emoción y la imposibilidad de expresarlas.

Foto:Instagram

 

De ahí que haya escenas dominadas por las espaldas de las protagonistas: expresan tanto o más que los rostros emocionados; son el lado oscuro del deseo…

La película no deja claro en un principio si el romance comenzó lentamente por miedo a lo que dirían los demás, uno logra creer que es parte del coqueteo entre Carol y Theresa. Una vez que todo avanza, se destapan realidades.

Es una historia muy linda, muy natural y que no tiene la necesidad de abusar del recurso de la homosexualidadgratuitamente como se hace en muchas películas. Y bueno, yo también me enamoraría de Cate Blanchett y de su garbo.

Lo mejor de todo:  La mirada de Cate Blanchett, la misma que lo significa todo, que es como una novela completa en sí misma que refleja más que una historia.

 

¿Te gustaría ver la película?

 

También puedes leer:

 

 

 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios