Trendy

¡Así reacciona este comportamiento sexual!

A este fenómeno se le llama efecto Coolidge

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Relación de pareja   (Foto: http: Sabiasquemujeres.com)

    Relación de pareja (Foto: http: Sabiasquemujeres.com)

El efecto Coolidge lleva por nombre el apellido del trigésimo presidente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge. Y se refiere al comportamiento de un mamífero ante sus relaciones sexuales con una o varias parejas sexuales, en el que el tiempo que necesita para recuperarse entre una y otra práctica sexual tras la eyaculación, puede aumentar o disminuir dependiendo si va a practicar sexo con la misma pareja o con una nueva.

La sicología y la biología describen este patrón como el tiempo de recuperación es mucho menor cuando el acto sexual se realiza con una nueva pareja y mucho mayor si es con la misma.

Pareja jugando   (Foto: Tomasalud.com)

 

La explicación estriba que ante una nueva pareja los niveles de dopamina se incrementan, condicionándolo o preparándolo para que estar más activos de lo habitual, lo que redunda en un pequeño periodo de tiempo de recuperación. Pero si la relación sexual es con la misma pareja, el sistema límbico que gestiona respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales, no reacciona tan rápidamente, haciéndose necesario un tiempo de recuperación de mayor duración. Las ratas, por ejemplo, prefieren copular con dos hembras diferentes que dos veces con la misma.

En los humanos, la fidelidad, la infidelidad y el amor son mucho más que acciones reflejas desatadas por la acción de las feromonas, hormonas o patrones cuticulares. Es decir, el efecto Coolidge existe en humanos si con él nos referimos a la simple renovación del interés sexual que algunos individuos experimentan ante nuevas parejas. Sí, existen personas que recuperan el interés en el sexo con nuevas parejas.

Falta de interés sexual    (Foto: S3-eu-west-1.amazonaws.com)

 

Pero no podemos asegurar la existencia de un efecto Coolidge en humanos con certeza si con él también nos referimos a un efecto que está mediado exclusivamente por la “novedad” de forma refleja, como ocurre en los ratones o en los escarabajos. Disponemos de más recursos que estas especies para procesar la información a nuevos niveles que añaden pasos intermedios y más controlables que la simple acción-reacción. Así que de poco vale la excusa “no fui yo, fue el efecto Coolidge” si alguna vez te la dan o si alguna vez piensas usarla.

Con información de Muy Interesante

También te puede interesar:

8 motivos que hacen caer en las infidelidades

 

10 errores que cometen las mujeres infieles

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios