Trendy

A los 14 años fue mamá, tiene 17 y está en la cárcel

Existen lugares en el mundo en donde el nacer mujer es un delito.

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Fue arrestada, su pecado, estar en el lugar equivocado a la hora equivocada. Sowgand tiene 16 años estaba sola en su casa cuando la policía llegó y entró a la fuerza para revisar el lugar. Encontraron 250 kilogramos de opio y 30 gramos de cocaína. El producto era de su padre pero la culparon a ella.

Hay lugares en el mundo en los que nacer mujer es estar condenada desde el primer minuto a un trato injusto. A la opresión, la violencia y en algunos casos a la muerte.

Niñas de Irán en la cárcel. 

 

En Irán, concretamente en Shahr-e ziba, un barrio del norte de Teherán, existe un lugar donde algunas mujeres ven pasar toda su infancia y adolescencia desde detrás de unas rejas. En esta prisión, las chicas viven encerradas por crímenes que cometieron sin ser mayores de edad. Algunas veces el delito fue cometido cuando eran apenas unas niñas de 9 años. A veces, en defensa propia. 

Entonces como la historia de Sowgand existen miles, otro ejemplo es la de Zahra, se casó con 14 años y tiene dos hijos. Ahora tiene 17 y cumple condena por haber robado móviles. 

 

Las mujeres pueden ser madres y tener a sus hijos 2 años en la cárcel.

 

En Shahr-e ziba muchas de las chicas tienen hijos dentro de la cárcel, donde les dejan cuidarlos hasta los dos años. En general, en este lugar solitario no reciben muchas visitas.

Otra chica que "carga la misma cruz" es Mahshid, tiene 15 años y está condenada por posesión de narcóticos, al igual que sus padres. En 8 meses será puesta en libertad.

 

Algunas salen libres, otras son condenadas a muerte.

 

Esta mujer correrá con suerte porque en la cárcel en donde se encuentra varias han sido las chicas que fueron condenadas a muerte sin que su vida haya comenzado realmente. 

En Irán una mujer puede ser condenada a muerte por un delito desde que tiene 9 años de edad. Por contra, un hombre solo puede ser condenado al castigo capital a partir de los 15.

El fotógrafo iraní Sadegh Souri, después de pasar un tiempo viviendo con estas jóvenes, ha creado una serie fotográfica titulada Waiting Girls (Waiting for Capital Punishment) para explicar la historia de estas niñas atrapadas por unas faltas por las que tendrán que responder como las adultas que no son.

 

Enfrentan condenas como adultas cuando aún no lo son.

 

Khatereh solo tiene 13 años. Su propio tío abusó sexualmente de ella así que decidió huir de casa. Una semana más tarde, un grupo de chicos la encontró en un parque y decidieron violarla. Ella se hirió en un brazo con un cuchillo mientras se defendía. La policía la encontró inconsciente y fue enviada a la cárcel acusada de delincuencia.

 

Su pecado fue ser mujeres.

También puedes ver: 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios