Sexualidad

Todo lo que debes saber sobre el punto G masculino

El tabú poco a poco se está rompiendo

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Cdn.glamour.mx

    Cdn.glamour.mx

En esta época de la equidad de género, el hombre no se quiso quedar atrás respecto al placer en la cama y también quiso probar sobre su punto G.

Haciéndo cálculos tenemos que la próstata es el punto g masculino, sobre todo teniendo en cuenta que es una de las zonas más erógenas del organismo femenino.

De ahí que el masaje prostático, aunque tabú, se ha convertido en una herramienta para multiplicar el placer masculino. A veces de manera externa a través del pirineo, zona entre el ano y los testículos, pero de manera más sencilla a través de la penetración, la cual se puede llevar a cabo de diferentes maneras.

 


Tessa-barton.blogspot.com

 

 

A pesar de que su existencia no ha sido concluyente, desde su irrupción en el léxico sexual se ha convertido en un concepto muy utilizado.

Se dice que “la próstata de un hombre es el botón mágico definitivo que quieres pulsar si quieres que su cabeza explote en la cama”, explica el medio de Helen Gurley Brown.

El doctor Ian Kerner explica que si se quiere encontrar la mejor manera es poniendo dos dedos apoyados en la franja de piel que se encuentra entre el ano y los testículos. Es el camino más fácil y con menos probabilidades de recibir un “ni se te ocurra”, si a una mujer se le ocurre intentarlo con su pareja debajo de las sábanas.

El resultado es que la excitación sea aún mayor y que se intensifiquen las contracciones pélvicas, magnificando su orgasmo diez veces, explica el doctor.

 


Daydreamer0207.tumblr.com

 

 

AskMen dice:

“Piensa en el cosquilleo que sientes en tu estómago cuando estás sorprendido, se levanta un poco de brisa o te asustas”. Su consejo a la hora de explorar en nuestro cuerpo es ir con cuidado. ¿Hasta dónde? “Detrás de la pared anal en el lado de tu ombligo (entre dos y cuatro pulgadas desde el esfinter)”.

Una recomendación es que los hombres inicien a explorar sobre el punto G por su cuenta para que conozcan más sus límites.

El locutor y periodista Gareth McLean dice que meter cosas en los traseros de ellos y el placer derivado de tal actividad era considerado muy gay.

La orientación sexual de las personas no está determinada por aquello que les gusta hacer en la cama, buscar otras vías de placer no pone en duda la virilidad ni heterosexualidad.

 


Theberry.com

 

 

Todavía muchos hombres se niegan a aceptar que pueden obtener placer sexual a través de la estimulación de la próstata.

Un estudio publicado en la revista Cortex demostró que los cuerpos de hombres y mujeres mantienen un gran parecido en sus zonas erógenas, y que entre las zonas destacadas del cuerpo masculino el pene, los labios, los testículos, la parte interna de los muslos, el cuello, los pezones, el pirineo, la nuca y las orejas.

Aunque los datos parezca contradictorios, encontramos que el pirineo es la única parte del cuerpo a la que los hombres le dan más importancia que las mujeres, lo que demuestra su carácter único en la anatomía masculina.

Aunque no todos los hombres disfrutan con la estimulación de la próstata vale la pena intentarlo, tal vez sea que lo disfrute.

También te puede interesar:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios