Sexualidad

La mejor opción, ¡adelgazar haciendo el amor!

5 posturas sexuales para bajar esos kilitos que están demás

Norma Portillo
Por Norma Portillo

El sexo además de ofrecernos placer también nos otorga una serie de beneficios en la salud mental y física, entre los que se encuentran mejorar el estado de ánimo, bajar el nivel de estrés, ayudar a conciliar el sueño y es un magnífico ejercicio para perder peso.

Qué otra cosa más agradable quieres, que perder peso mientras disfrutas del placer de la vida, lejos de las aburridas caminatas.

Te dejo cinco posturas para adelgazar haciendo el amor y que te vuelvas adicta al ejercicio, que aunque sexo tiene todas las características de este; se acelera el ritmo cardíaco, el consumo de oxígeno mejora y las grasas se metabolizan mucho mejor. Es obvio que con una sesión de sexo no tendrás todos los beneficios que tienes al hacer tu rutina de ejercicios, pero eso no quiere decir que no aprovechemos todo los beneficios que nos aporta.

Postura de loto. Además de romántica y placentera es una de las posturas para adelgazar, porque requiere de considerable fuerza de glúteos. Esta postura permite el contacto visual al estar ambos de frente y abrazados. El hombre puede apoyarse con las manos para trabajar bíceps y tríceps.

El hombre se sienta en postura de flor de loto, la mujer se sienta encima y lo abraza con las piernas alrededor de su cadera, llevando el ritmo que desee.

El perrito. Antigua y de las más populares por permitir una penetración profunda resultando ser de las estimulantes y de las mejores para adelgazar. En esta posición, la mujer hace un gran ejercicio con las piernas, brazos y glúteos, además trabaja abdominales y quema grasa.

De pie. Practicar sexo de pie es un gran ejercicio para perder peso tanto para uno como para la otra. Él sujeta a la mujer en el aire, a la vez que la mujer lo rodea con las piernas y se cuelga de su cuello. El esfuerzo de esta postura reside en que entre ambos deben soportar el peso de ella a la vez que se balancean. En algunas ocasiones, para facilitar la penetración se acaba saltando.

La carretilla. Postura difícil y poco utilizada. En esta posición trabajan los dos, pero ejercitan músculos diferentes. Ella se inclina hacia abajo, sosteniendo su cuerpo con las manos, mientras que el hombre, de pie, la coge por las piernas y la penetra por detrás. Con está posición se hace un increíble ejercicio físico, sobre todo por parte de la mujer que debe aguantar con sus brazos parte de su peso, el hombre trabaja glúteos, gemelos y abdominales.

Postura de la lavadora. Lo puedes realizar en cualquier superficie plana que te quede a media altura. La mujer se estira encima de la superficie y pone las piernas encima de los hombros del hombre, que está frente a ella de pie. En esta posición el hombre la penetra a la vez que se agarra a ella por las caderas. Esta postura favorece que tanto él como ella trabajen los abdominales, los glúteos y las piernas.

También te puede interesar:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios