Sexualidad

Así me relaciono con mi sexualidad

En una de las etapas de la vida la tomamos de la mano y no la soltamos hasta muchos años después 

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Shutterstock

    Shutterstock

Todavía recuerdo a mi madre cuando por primera vez llegó mi primera menstruación, con su expresión me dio la bienvenida al mundo de las mujeres y con eso, al menos desde el punto de vista fisiológico, dejaba de ser niña para convertirme en una jovencita.

Las hormonas empezaron a hacer de las suyas y el mundo de los chicos se abrió para mí. Poco a poco, mis caderas empezaron a tomar una forma más redonda y mis senos a crecer, cambió mi expresión corporal y la manera que me miraban los hombres en la calle.

Fueron momentos hermosos, el descubrimiento sexual, que a decir verdad, en esa época ni siquiera sabía lo tenía. Empezar a menstruar, en principio parecía no tener muchas complicaciones, nada más se trataba de cambiar la toalla sanitaria para que todo estuviera a la perfección.

Pero las cosas no siempre estuvieron igual, los síntomas que presentaba cada mes hacían variar mi estado de ánimo, me ponían más sensible, y la cantidad de sangre que bajaba por mi vagina aumentaba, aunque no era muy abundante, sí me ocasionó varios "accidentes". Recuerdo la vergüenza que pasé algunas veces por traer ropa blanca y no tener cómo esconder ese momento.

Luego me casé y eso que me ocasionaba cada mes serios  dolores, cólicos intensos, mal humor, ganas de llorar, dolor de piernas, inflamación de abdomen, un día me dio una de las dichas más grandes de mi vida, ¡ser madre!

Este hecho lo experimenté dos veces en mi vida, y hasta ahora, no cambiaría por nada del mundo esa experiencia. Saber que fuí capaz de que dentro de mí se desarrollaron dos pequeñines, ahora jóvenes con sueños, ambiciones y esperanza, es una sensación muy hermosa.  

Ahora estoy en otra etapa de mi vida, mis amigas están pasando por la menopausia y yo espero que dentro de poco también llegue a mí. Es una nueva etapa y como tal le daré la bienvenida. Sin embargo, me quedo pensando ¿no extrañaré a mi compañera de batallas, esa línea roja que mes con mes anunciaba su presencia recordándome todos esos momentos hermosos que vivimos juntas? 

También te puede interesar:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios