Outfit

Una vida a la moda antes de Instagram

Nino Cerruti, uno de los hombres más elegantes del siglo XX

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Cerruti el hombre elegante. (Foto:NYTM)

    Cerruti el hombre elegante. (Foto:NYTM)

  • La exposición y trajes que usó Cerruti. (Foto: NYTM)

    La exposición y trajes que usó Cerruti. (Foto: NYTM)

Odio la palabra “elegante”, dijo, una mañana reciente, Nino Cerruti, que se puede decir que está entre los hombres más elegantes del siglo XX y, a los 84 años, quizá también del XXI. “Es artificial”.
Cerruti, un estilista y hombre de negocios cuyo nombre ha sido, desde hace mucho tiempo, sinónimo de moda italiana en su máximo, apagó un cigarrillo y giró para entrar en el Museo Marino Marini. Ahí, en el andamiaje colocado alrededor de las esculturas de Marini, colgaba ropa de cada fase de la vida adulta de Cerruti. Comparte Guy Trebay para New York Times.

Para coincidir con la inauguración de Pitti Uomo, la feria comercial de ropa para caballero que se lleva a cabo en esta ciudad, la Fondazione Pitti Discovery había organizado la retrospectiva “Il Signor Nino”, sobre la vida de Cerruti, vista a través de su asombroso guardarropa.
“Guardó todo”, dijo el periodista y curador italiano, Angelo Flaccavento, quien se enteró del archivo de Cerruti durante una visita que hizo el año pasado al lanificio de la familia en Biella. 

 

Atiborrados en exhibidores de bodega, había trajes, sacos, pantalones, ropa de noche y las capas que Cerruti prefirió durante mucho tiempo, un extraordinario estudio de la evolución de la ropa para caballero italiana en las últimas seis décadas. Se trata de una colección que se mantuvo menos para la posteridad que porque su dueño pocas veces eliminaba prendas de su guardarropa, como se puede ver en la primera exhibición: un saco desgastado, que nunca desechó porque Cerruti admiraba la tela de lana.


“Siempre tuvo una idea muy precisa de cómo quería verse”,

Dijo Flaccavento. Estar en la bodega de Biella, añadió, “fue como hojear un diario que habla de visión, destreza, de la historia y la cultura de las telas y la moda”.
Los elementos más transformadores de esa historia – la hechura suave y poco articulada que después mundializó Giorgio Armani, quien alguna vez trabajó con Cerruti; el uso poco convencional, en juegos, de telas como la alpaca y la pana; los trajes de pantalones y sacos que no hacen juego; los colores y patrones robustos – son ahora tan intrínsecos de la moda moderna para caballeros que es fácil darlos por sentado. 

 


Como demuestra sutilmente la exposición museográfica, caminar por los muchos pabellones de la feria Pitti Uomo, en la antigua Fortezza de Basso es, esencialmente, pasear por las páginas pasadas de Cerruti. Si un estilo era innovador, es probable que quien lo usara primero fuera Cerruti.
No obstante, lo que no puede transmitir ninguna exposición museográfica es la vívida inteligencia detrás de las decisiones sartoriales de Cerruti y su perspectiva de la moda como un arte aplicado, cuyo propósito – más allá de cubrir nuestra desnudez – es fomentar valores humanistas.


“La cultura del consumo inútil tenía un punto”,

Dijo, refiriéndose a la mundialización del mercado de los llamados productos de lujo. “Pero también promovió muchos horrores”.
Agregó:

“Al final, lo que podría ser una evolución muy interesante es un mayor respeto por la mano que hace nuestra ropa, un sentido de que la ropa es expresión visible de cierto tipo de educación y un retorno general al valor de la belleza.” 


Extrañamente, ese valor no siempre se exhibe en el Pitti Uomo, a menos que se defina a la belleza en términos estrictamente aviarios. Los fotógrafos callejeros y los blogueros, confiablemente, lo pasaron en grande en la feria, la cual atrae a más de mil exhibidores, aproximadamente 30 veces esa cantidad de asistentes y petulantes de todo el mundo. Muchos se ven como si hubiesen pasado los seis meses desde la edición de enero del Pitti Uomo planeando y empacando para la presente.
Como en el pasado, hay bastantes hombres que desfilan alrededor del Pitti Uomo con los extravagantes pelos en la barbilla de un romántico del siglo XIX; muchos tipos con trajes en colores pastel y zapatos “spectator” que parecían hurtados de la bodega de utilería de Warner Bros., e innumerables hombres con estruendosos cortes de cabello, llamados “Olas”.
No obstante, pocos demostraron algo parecido a la elegancia natural y la soltura en el vestir que (a pesar de sus protestas) han caracterizado al estilo de Cerruti.
Es posible responsabilizar de esto a Instagram.


“Se trata del estilo total callejero, se exhibe la moda de la calle”,

Dijo Eugene Tong, el director de estilo de la revista “Details” y un estilista influyente, en una cena que ofreció el diseñador Brunello Cucienlli en una villa Medici del siglo XV, en la cima de una colina, en las afueras de Florencia. 

 

Happiest Birthday to one of my favorite people in this world @archetypenyc

Una foto publicada por Eugene Tong (@ettong1979) el

 

El primero en adoptar la moda, dijo Tong, es posible que se haya alejado del estruendoso dandismo cuyos efectos se calculan, principalmente, para que atraigan a un lente de cámara. Como Cerruti, y como el propio Tong, entre más naturalmente elegantes sean los hombres, más los repele una apariencia estruendosa que mantienen algunos tipos en esta ciudad, quienes se visten como Jay Gatsby o Gabriele d’Annunzio.

“Cien por ciento de perfección te hace rígido y artificial en el movimiento”,

Comentó Cerruti, quien, para una entrevista, se vistió con un bléiser de algodón negro, pantalones negros, camisa blanca, calcetines escarlata, de un tipo que se vende en Gammarelli, el sastre papal en Roma, y mocasines negros.
“Lo que nos ponemos es una expresión de nuestra inteligencia y vitalidad”, expresó Cerruti.

"Lo que puede estar perfecto en una persona, en otra es una tragedia.


La exageración y la agresividad como una forma de ser diferente no tienen ningún sentido cuando todos están haciendo lo mismo diferente. Es importante tener cierto equilibrio en mente".


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios