Outfit

Moschino regresa de entre las cenizas

La pasarela está que arde

Delilah Barajas
Por Delilah Barajas

¿Jeremy Scott se arrepintió? ¿Dónde quedó todo el pop en los diseños? El director creativo de Moschino parece haber aprendido de alguna manera a controlar la extravagancia de sus diseños para mostrar un lado más sombrío y rockero. Para esta pasarela Moschino recrea una ex mansión en ruinas después del incendio (donde aparentemente murió toda la colección anterior), en la cual las modelos se convierten en una especie de vagabundas high fashion al mero estilo de Cindy Lauper en los 80's.

Es interesante ver el giro que el diseñador ha dado a su paleta de colores y diseños, mostrando que él no sólo es McDonald's, Looney Tunes o Barbie. Cabe mencionar que parte de la decoración para este evento fueron muebles destrozados, grandes alfombras y lámparas de araña; un toque vintage visto desde el punto más oscuro y siniestro.

Comenzó a sonar la batería acompañada de guitarras con un sonido grunge y apareció la modelo Lexi Boling en pasarela. Moschino se convirtió en seducción.


Una colección plagada de camisetas de algodón y hot pants de cuero sobre telas tornasol con grandes broches de strass. Como si las modelos hubieran tomado todo lo que no se dañó durante el incendio y se hubieran creado un nuevo outfit con tintes de una mujer de alcurnia que ha quedado arruinada y sin casa.

Predominan los jeans rasgados, cinturones con la leyenda 'Moschino', faldas tulipan de mezclilla, botas más allá de la rodilla, medias de red y muchas, muchas cadenas. Los esmoquin simulan tener la bastilla quemada.

Mientras la redes colapsan con el hashtag #ItsLit, lit "iluminado", encendido, qué arde, Milán is burning by Moschino.
 

Fotografía por EFE & APA

 

Continúa leyendo...

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios