Outfit

Lanvin muestra el respeto por la mujer

Alber Elbaz llega al Paris Fashion Week de la mano de Jeanne Lanvin

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Lanvin.

    Lanvin.

  • Alber Elbaz diseñador de Lanvin.

    Alber Elbaz diseñador de Lanvin.

Llegó una de las citas ineludibles del calendario de París: el desfile de Lanvin, con las creaciones del diseñador Alber Elbaz. 

Antes del inicio de la pasarela la descripción del programa se leía:

“Opulentas y estrictas: secas y cálidas; opacas y transparentes; masculinas y femeninas", decía la descripción. A todas ellas les añadió colores que podían haber salido de los azulejos del Bellas Artes: rojo granada, marrón tierra, granate y tierra bañada por el sol” 

Una modelo vestida con una amplia blusa blanca y pantalón negro que abrió el desfile ante la incertidumbre de saber si se trataba realmente de una mujer o de un hombre. Tras varios looks masculinos, extremadamente sobrios en blanco y negro, con trajes de chaqueta como sin acabar de confeccionar, chalecos aparentemente sacados de la sastrería antes de tiempo o incluso una americana sin mangas convertida en largo vestido de noche, llegó el color y la fantasía.

Botines "glitter" en color y con tacón, minivestidos plisados cargados de lentejuelas y hasta looks completamente confeccionados en lentejuelas de color verde esmeralda, oliva, rojo, salmón, los tonos clásicos de la casa. 

Elbaz ha recuperado los maxi volantes al hombro en vestidos ajustados muy cortos estampados con letras aunque también con bolsos y zapatos ilustrados: la moda dentro de la moda.

Versiones recuperadas, sí, pero en una versión mucho más underground tal y como presagiaba la decoración de la sala de cuyo techo colgaban cadenas y ganchos industriales.

"Creo que en el mundo de hoy necesitamos volver a los 'ateliers', a ese 'savoir faire' de antes", declaró el diseñador tras el desfile.

"Pero, por otro lado quería destacar la unión de la moda y la tecnología, de la moda y la rapidez, el hecho de que ya no somos únicamente diseñadores sino creadores de imagen, creadores de iconos", añadió. 

Después de la pasarela, Suzy Menkes escribió para Vogue:  “Lo que Alber y Jeanne Lanvin, la fundadora de la firma, tienen en común es el respeto por la mujer. Y mientras que sus recientes colecciones han parecido lo suficientemente efectivas, ésta sobresale por su acercamiento a una nueva tribu –y sin ser sepultado por influencias étnicas. O, como Alber lo expresó: "¿Qué tengo que hacer para que esto no parezca el desierto?".

"A lo mejor también hay un lugar para la eternidad, no todo es el ahora y la última colección, puede que por eso le hayamos dado la eternidad a los vestidos negros", explicó Elbaz al reflexionar a los temas que le han inspirado para trabajar en esta colección. 

 

“¿La moda se trata únicamente de vestir cuerpos? ¿De vender zapatos, bolsos y perfumes? ¿Cuál es el rol del diseñador entonces, inventar o cubrir?", son algunas de las preguntas que dijo haberse hecho Elbaz durante la creación de esta nueva colección. 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios