Celebs

Salva tu matrimonio, ¡no se rindan!

El matrimonio es difícil, y requiere muchísimo trabajo en varias ocasiones

Carolina Espinoza
Por Carolina Espinoza
  • Dense una oportunidad Foto: actitudfem.com

    Dense una oportunidad Foto: actitudfem.com

El matrimonio es difícil, y requiere muchísimo trabajo en varias ocasiones. Lo peor del caso, es que nadie sabe qué hacer, a nadie le enseñaron cómo ser una buena esposa o un buen marido, así que todos vamos a meter la pata en algún momento. Pero el problema no está en discutir, sino en no poder resolver los conflictos, en no fortalecer su relación con cada discusión y en no tener las ganas de intentar salvar su relación.

Nunca encontrarán una solución cuando estén enojados: Cuando nuestras emociones se apoderan de nuestra mente, es más difícil para el cerebro encontrar una solución y tomar buenas decisiones. Detengan los gritos y las lágrimas, tómense un ‘break’ de 20 minutos para relajarse, reflexionar y pensar mejor las cosas.

 


Actívense cuando tengan que hablar de algo difícil: Caminar, correr o escalar, son excelentes actividades para cuando tengan que hablar de temas emocionales. ¿Por qué? Hay algo en el ejercicio que los motivará a seguir juntos y adelante a pesar de la plática difícil. Y no se detengan, si las cosas se pusieron complicadas, terminen la caminata y la plática sin darse por vencidos.


Nadie está trabajando más que el otro: No lo discutan, ni siquiera piensen en quién está trabajando más. Ambos obviamente están haciendo lo que tienen que hacer (trabajar, cuidar de los hijos, cocinar, salir, viajar), si empiezan a discutir en ‘quien da más’, nunca llegarán a ningún lado. Obviamente ambos tienen opiniones muy distitntas.


Hagan un proyecto juntos: Construyan un jardín, limpien un clóset, pinten las paredes, lo que sea que ambos puedan hacer juntos y estar completamente orgullosos del resultado. Esto no solamente los ayudará a pasar tiempo juntos, sino que también podría acercarlos más y estar felices de su trabajo en equipo.

pareja cocinando
Foto: difundir.org

 

¿La vergüenza está afectando su relación? La vergüenza es un factor tóxico en un matrimonio feliz. Lo peor de todo es que esa vergüenza rápidamente se convierte en resentimiento, coraje y tristeza. Si uno de ustedes está sintiendo algo parecido, ¡hablen! No están solos, son un equipo y necesitan apoyarse entre ustedes.


Hablen sobre sexo: Pongánse a platicar sobre lo que más les gusta del sexo, lo que les gustaría hacer y lo que de plano nunca harían en la vida. Busquen la forma de avivar la llama de la pasión día con día y disfrútenlo más cada noche.


Tu pareja va primero: Esto es obvio, pero muchas parejas lo olvidan. Tu pareja es tu familia, y por ende, debe ser tu prioridad. Eso significa que el matrimonio va antes que los amigos, el trabajo y tus necesidades superficiales. Claro que esto no quiere decir que deban perder tu identidad, al contrario, como equipo, podrán reforzarla.


Debes ser duro contigo mismo: A veces tendrán que tratarse como un padre estricto lo haría. Sé honesto, piensa en tus prioridades, en la forma en que tratas a tu pareja cuando estás enojado… ¿has sido justo? ¿Lo has tratado bien?

 

 

Información de: emedemujer.com


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios