Buena Vida

¡Buena actitud abre puertas!

Sé amable con los demás y tendrás una respuesta positiva

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Una sonrisa te hace feliz (Foto: cristinacamara.es)

    Una sonrisa te hace feliz (Foto: cristinacamara.es)

Una amiga me comentaba que ser amable con las personas desde el que barre hasta el jefe, te abre las puertas. En esos momentos yo no entendí esa aseveración.

Tiempo después, al ingresar a trabajar, me di cuenta que la mayoría de los compañeros llegan como robotitos, absorbidos por las preocupaciones de la vida diaria, se sientan ante la computadora, platican con el grupo que está a su alrededor, terminan su jornada laboral y por la tarde regresan a su casa para regresar al día siguiente en las mismas condiciones.

Fue entonces que recordé las palabras de mi amiga y empecé a cambiar mi actitud con mis compañeros de trabajo.

Mujer aislada (Foto: Ultra. com)

 

Iniciando con las personas que abren las puertas, para ello, estuve yéndome en el transporte del trabajo, ahí empecé a conocer a varias personas, el ambiente relajado que se vive mientras se llega a casa de cada uno de los empleados permite un poco más de confianza y a la vez de respeto.

El llegar con una sonrisa no quiere decir que no tengas problemas, pero, lo demás no tienen la culpa de ello; tomar en cuenta, platicar de vez en cuando con algunos de los compañeros, preguntarles cómo están y cómo se sienten ayuda a relajar el ambiente de trabajo.

En principio me veían extrañados, como diciendo “ ¿qué le pasa?”, sin embargo, con el pasar de los días se acostumbraron y ahora saludar a quien me abre las puertas todas las mañanas, a mis compañeros de trabajo y hasta mis jefes han hecho que el lugar donde trabajo sea más ameno y relajado.

Actitud de triunfadora   (Foto:Mexico.cnn.com)

 

Desafortunadamente, he visto que varios compañeros no se han percatado de eso y siguen sin querer cambiar, lo que les ocasiona dificultades, porque si por alguna razón no pueden llegar a tiempo, a los que abren las puertas no les interesan sus razones, ya que jamás voltearon a verlos.

De seguir así, en un futuro se sentirán frustrados echándole la culpa a los demás de lo que les ocurre, cuando la solución la tienen en sus manos. Nada nos cuesta mínimamente saludar.  

Esto se aplica en todos los contextos de nuestra vida, en la escuela, con los vecinos, en el trabajo. En todas partes siempre habrá personas como tú y como yo que necesitan ser tomadas en cuenta y lo mínimo que podemos hacer por ellas es darles una sonrisa y un saludo.  

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios