Buena Vida

Tiempos de felicidad

¡En estas fechas reconoces que el tiempo vuela!

Beatriz Acevedo Tachna
Por Beatriz Acevedo Tachna
  • Beatriz Tachna.

    Beatriz Tachna.

Se acaba Noviembre señores y señoras, queridos lectores y no se sí me siento alegre, si me siento triste, nostálgica o melancolíca, lo que si no me puedo responder es ¿En qué momento empezó a pasar tan rápido el tiempo? Aún me acuerdo cuando era pequeña y tomaba una eternidad para que pasara una semana, cuando te decían “El próximo mes salen de vacaciones” y parecía que los días adrede se tardaban 48 horas más.

Ahora ya somos grandes, ya somos adultos los que en los 80´s fuimos niños y a los “dosmiles” parece que les pusieron TURBO. Empiezo mis semanas cansada, del acelere del fin, de todos los eventos, de los ires y venires, empiezo a trabajar y cuando menos lo pienso, pestañeo y ya es viernes otra vez y pues al cuerpo “Lo que pida” y como dice el dicho “y si no lo pide, pues hay que dárselo también, que el cuerpo no va hacer nomás lo que le de la gana”.

¿Conoces la felicidad?

Tengo miedo de diciembre, tengo miedo de mi. Se empieza a ir esto muy rápido entre risas y pachangas, empiezo a cumplir más años y me sigo regocijando entre múltiples festividades en este crucero que es mi ciudad, donde siempre hay algo que hacer, a alguien que ver y algo que celebrar. Supongo que así es la vida y así se pasa, menos mal que es riéndome y no llorando. Me pregunto si a la gente que sufre se le pasará más lento, y si es así, ¿Porque mejor no tratan de divertirse para que se les vaya más rápido tanta tragedia y sufrimiento?.

Quizá es la clave de la vida:

Reír para no llorar o reír incluso cuando tienes ganas de llorar. 

Lo cual me hace pensar que hace ya algunos años, en estas mismitas fechas un amigo me preguntó seriamente mientras estábamos en un evento social: “Oye, y tu eres feliz?” quien sabe que cara me habrá visto, si yo siempre traigo la mazorca de oreja a oreja pero no me tomó mucho tiempo contestarle (obviamente mi cerebro se puso activo rápidamente para responder con algo ágil, inteligente y que a la misma vez sonara natural para sorprenderlo con mi congruencia y una pizca de cinismo):

Si, soy muy feliz, soy guapa, joven, saludable, ocurrente e independiente, no serlo sería una mala decisión”.

Cabe mencionar que yo ya tenía dos copas de vino tinto en mi pequeño cuerpecito de escasos 1.54 metros pero también súmenle que estábamos en una huerta, bajo unos hermosos árboles iluminados, oyendo al mariachi en vivo, rodeados de un banquete de comida y acompañados por amigos y familiares a los que adoro, ¿QUIÉN NO PUEDE SER FELIZ BAJO ESAS CONDICIONES?

Pero incluso en las peores circunstancias de mi existencia creo que he aprendido a respetar a la línea del tiempo que te restriega las consecuencias de tus actos, el karma, la factura o las sorpresas que te da la vida y también he encontrado en ellas un momento de felicidad, una opción, una bocanada de aire fresco, un momento sublime para agradecer que no todo en mi vida es malo, solo ese mal trago, solo ese momento, despedirlo y dejarlo ir.

DEJAR IR LAS COSAS que nos hacen daño, soltar lo que nos molesta, no abrazarnos a las frustraciones es lo que nos deja espacio en nuestro cuerpo para tomar con las dos manos, o abrazar con los dos brazos lo que si nos trae cosas positivas.

Creo ahora que la felicidad es cuestión de espacio en el cuerpo, es cuestión de volumen, y creo que la felicidad es una inquilina muy exigente, es ermitaña, se queda y no se va nunca si esta cómoda

 

Tachna's chrismukkah #dinner #family #hannuka #chrismukkah #christmas #season #party #fun #love #dreidel #tachna

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

Te pide amplitud, te pide estar sola en su cuarto para comer, brindar, bailar y cantar desenfrenadamente, no quiere que la identifiquen los miedos, no quiere que la vea el rencor, no quiere que la conozca la ira, no quiere que nadie sepa nunca que esta loca.

Y tú... ¿Eres feliz?

 

Esto te interesa: 

Logra tu éxito con una buena actitud (Foto:Ilovebdj.com)
¡A mi ya no se me esconde la felicidad! 
Deja de preocuparte por agradarle a los demás 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios