Buena Vida

Soy la amante, pero conozco a la esposa

¡Que no te pase esto!

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Amantes     (Foto: Bloqspot.com)

    Amantes (Foto: Bloqspot.com)

Ser la amante es muy complicado, y mucho mas cuando empiezas a sentir, ser la amante es rico, por que solo te preocupas de quitarle la ropa, mientras otra la lava y la plancha, de verlo en sus mejores momentos, de verlo limpio presentable, guapo y dispuesto para ti, ser la amante es delicioso por que solo te toca disfrutarlo, ser la amante es fabuloso, pero solo antes de conocer a la esposa.

Hasta hoy después de muchos meses me atrevo a decirlo y publicarlo yo fui la amante y conozco a la esposa, no se cuantas mujeres sabiéndose las amantes conocen a la que comparte sus noches, y los hijos; no se cuantas nos vamos convenciendo con el día a día que el no va a salir de vacaciones con nosotras, que es patético también compartir la playa y la vida familiar sabiéndose los hombres infieles, que creen que con el mar van a encontrar el reencuentro matrimonial, que ilusamente compartiendo tantas horas juntos se quieren consolidar como pareja, eso ya esta roto para ambos, por un lado para el que sigue siendo infiel y la esposa sigue soportando su infidelidad. Si logran sobrevivir a las vacaciones, donde el lugar tan planeado esta lleno de lluvia regresaran a su hermosa rutina, el seguirá siendo infiel, ella seguirá fingiendo demencia.

 

En esos periodos de ausencia las amantes algo molestas se encierran en su vida y se ponen a analizar lo que pasa con ellas, al punto en el que pueden llegar a demostrar que el no estará en las noches, que siempre seguirán viviendo sola (hasta que se decidan a aceptar al soltero), que ni a las fiestas, ni a ningún evento social irán juntos, y por las calles no podrán ni expresar ni sentir ni darse un beso por el temor a ser descubiertos, siempre furtivos, siempre fingiendo, toda la vida separados pero juntos, siempre comportándose como amigos en publico como amor en las sabanas.

Yo conozco a la esposa conviví muy de cerca, lo bonito es saber que yo soy mas guapa, mas joven, mas inteligente, mas mujer, por muchas cosas, que entiendes por que la engaña y te da algo de pena, lo bonito es que todo mundo te vea junto a el como una muñeca, y que ella parezca tan triste y desangelada. Ellas se empeñaran en decir: Yo soy la esposa, las amantes solo diremos: mucho gusto señora. Y pensaremos y gritaremos para nuestra mente y nuestro interior yo soy la amante de tu marido. Yo fui a una fiesta con ella, conviví con los familiares cercanos, los amigos de la infancia, la hermana y la esposa. La mujer en cuestión no deja de preguntar por que estas sola, sospechando ó sabiendo el engaño, las amigas no dejan de preguntar por tu novio o pareja donde tu: o dices ser soltera o te inventas un novio imaginando una historia falsa para que luego te pregunten: ¿y el por que no vino?

El adiós de los amantes  (Foto: Lh6.qqpht.com)

 

Antes de conocerla te imaginas una súper vieja, y te arreglas increíble y fabulosa si sabes que existirá el encuentro, si es sorpresa tu procuras siempre ser arregladita mínimo ropita limpia, no a la ultima moda pero si actual y pestaña enchinada. Ella en ropa anacrónica, que tu viste en esas películas viejas. También puede suceder al revés, que tu seas un bolillo a lado de semejante pastel y te convenzas de con tus honores hacerte a un lado (he conocido a un par de niñas que así les paso). Es increíble y fascinante, pero en ese momento te das cuenta que eres tanto para el, que te convences que vales mas que ella y por supuesto mas que el, que fue capaz de hacerte menos por su esposa e hijos, eso ya no es tan divertido y decides dejarlo, para que se queden juntitos; ella con su aburrido y cobarde esposo que nunca la va a dejar mientras siga soportando las infidelidades.

Con información de Aydeeherrera.wordpress.com

También te puede interesar:

7 razones por las que ser la amante no es divertido

 

¿Ellas mienten sobre sus parejas sexuales?

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios