Buena Vida

Sí existe el hombre perfecto

Está más cerca de lo que crees

María Consuelo Leyson
Por María Consuelo Leyson

Alguna vez te has preguntado ¿porqué no has encontrado tu alma gemela? Si hay tanta gente en el mundo, ¿Porqué no ha llegado el hombre de tu vida? ¿Será que todo llega en su momento y habrá que esperar, o simplemente estás destinada a estar sola?

Ya sea que te estés superando profesionalmente, o estés enfocada en tus estudios más que en tu vida personal, siempre llega el momento en el que todas nos preguntamos quién será la persona con la que pasaremos el resto de nuestros días, quién nos acompañará en las buenas y en las malas y a quién le haremos desayuno todas las mañanas.

 

Siempre estará ese miedo a equivocarnos, a que las cosas no salgan como nosotros queríamos y terminemos en el mismo lugar en el que estamos ahora, y esque entre más pensamos, más nos convencemos de que en este momento no hay nadie que de el ancho, nadie que llene ese prototipo de hombre que buscamos y que esperamos que nos haga feliz, esa persona que por más defectos que tenga siempre le veremos todas las cosas buenas y nuestra mirada cambie al momento de solamente pensar en ella.

 

Hemos llegado a pensar que somos muy exigentes, que el estándar del hombre perfecto está fuera de nuestro alcance o no es real, pero entonces ¿porqué tenemos esa imagen tan marcada dentro de nosotras?

Y la verdad es que la razón de estas ideas o pensamientos fueron implantados por el primer hombre que ocupó un lugar en nuestro corazón, esa persona que por sus cualidades, sus cariños y su extraordinaria manera de ser nos dejó marcadas para siempre, y nos ha permitido ser ‘exigentes’ al momento de elegir a nuestro compañero de vida.

Ya sea que tengas 5, 18 o 30 años siempre serás la princesa de papá, la niña de la casa a quien hay que cuidar, esa personita especial que siempre ocupará el número uno de la lista de prioridades en su vida y a quien ese hombre perfecto siempre verá con ojos de amor y ternura.

 

Él es el ejemplo que hemos seguido siempre, el ídolo que ha marcado nuestra vida y nos ha dejado soñar sin límites, quien nos alienta a alcanzar todo lo que nos proponemos y que a pesar de nuestros defectos y debilidades su amor es incondicional.

Nos da la mano cuando caemos y celebra con nosotros nuestros logros por más pequeños que sean, siempre tiene tiempo para escucharnos y dar un sabio consejo. Le ha tocado servir como pañuelo de lágrimas y espantar a los hombres “que no nos merecen” y por supuesto nos ha preparado muy bien para saber reconocer al indicado.

Esto es a lo que llamamos el “hombre perfecto”, ¿es mucho pedir?

 

 

Date una vuelta por nuestro Facebook y Twitter ;)


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios