Buena Vida

Ruta sexual hacia un final feliz

Descubre tu zona erógena y conócete a ti misma

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Goza el amor en pareja (Foto:Econet.media)

    Goza el amor en pareja (Foto:Econet.media)

 

 ¡Tus nuevas mejores aliadas para darle un toque más emocionante a tu vida sexual en pareja!

 

Conocer tu propio cuerpo es la mejor manera de conseguir placer. Para ello, vamos a identificar las zonas erógenas femeninas.

 

 

Déjame decirte algo, no te confundas al pensar que tus partes genitales son las únicas sensibles de tu cuerpo y que sólo ellas exclusivamente son el resultado de activarte sexualmente.

 

ZONAS ERÓGENAS PRIMARIAS:

Se trata de los órganos que deben ser excitados para alcanzar un orgasmo. En la mujer, son el clítoris y la vagina. El primero se excita mediante caricias y movimientos circulares, en cuanto a la vagina, sólo es sensible si se encuentra en el famoso punto G y por las contracciones de tus músculos gracias a la penetración del pene.

Nota: En el caso de los hombres, sus zonas se sitúan al nivel del glande y el pene y las puedes excitar si los frotas ya sea por masturbación o en una penetración.


ZONAS ERÓGENAS SECUNDARIAS.

Se caracterizan por ciertas partes de la piel y las mucosas que cuando son excitadas por caricias, también se activan con la excitación de las zonas primarias y, por lo tanto, multiplican el placer sexual. En la mujer, son el pubis, las nalgas, los labios mayores y menores, la entrada de la vagina, el perineo, el ano y, por supuesto, los pezones. 

Nota: Por su parte, las zonas del hombre son el pene, el escroto hasta el ano y el interior de las nalgas. A algunos hombres también les encantan los mordiscos y las caricias en los pezones.


ZONAS ERÓGENAS POTENCIALES.

Lo primordial que debes aprender sobre esta zona, es el activar un conjunto de sensaciones que estimulen las zonas primarias y provocar humedad vaginal y la excitacaión. Para que lo entiendas mejor, esta zona tiene una dimensión erótica y varía de acuerdo al nivel de intensidad que le pongas. Puedes probar con el cuello, lameduras en las orejas, alrededor de los pezones o incluso en los pies. Tú puedes descubrir esta zona de deseo donde mejor te parezca.

 

 

 

 

 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios