Buena Vida

¿Retocar o distorsionar tu apariencia?

Algunas apps de edición pueden generar desórdenes psicológicos

Karen Beltrán
Por Karen Beltrán

Con la llegada de las redes sociales como Facebook e Instagram se ha creado  una cultura entorno a las “Selfie”, al menos un 78.3% de las mujeres se sacan al menos una foto al día, mientras que el porcentaje para los hombres se sitúa en un 69.7%, esto con base en el estudio de Smartme Analytics.

Instagram fue la primera aplicación de edición fotográfica que ofrecía diferentes filtros para volver más cool, vintage y profesionales tus fotos. Pero no conformes con editar los colores de la fotografía se buscaba editar el aspecto físico de  la persona, color de piel, imperfecciones.

Gracias a la demanda de los usuarios se crearon diferentes apps que ofrecían una mejora en la apariencia física de las personas, actualmente FaceTune, es el Photoshop de los teléfonos móviles esta aplicación ha generado mucha polémica entre los psicólogos y expertos, pues transforma radicalmente la apariencia física de sus usuarios.

Facetune arregla las manchas, granos, ojeras, moldea tu cuerpo es una aplicación casi mágica, que da resultados perfectos, pero la realidad es otra ya que al aplicarse tantos cambios la foto original se distorsiona y no eres más la persona que aparece en ella 

Al final el resultado podría ser perfecto viéndolo desde esa perspectiva, pero la realidad es que el efecto es el contrario, al aplicarse tantos cambios lo que era un autorretrato, termina convirtiéndose en algo distorsionado de la realidad. 

Los psicólogos ven que el uso de esta aplicación solo ayuda a incrementar el narcisismo entre las personas, pero más allá de eso se genera un desorden mental, pues quien la usa No tiene una autoimagen clara, afectando sus relaciones personales y sobre todo en su autoestima.

No decimos que no edites y mejores tus fotografías, corrigiendo algunas imperfecciones, el problema está cuando la búsqueda de esa foto perfecta nos aleja de la realidad y nos hace perder nuestra propia identidad.


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios