Buena Vida

“Quedan muchas fiestas por atender”

Diciembre llegó y con el, las reuniones familiares y diversión

Beatriz Acevedo Tachna
Por Beatriz Acevedo Tachna

Para mi es lunes, para ustedes domingo, me acabo de despertar, más enferma de lo que he estado alguna vez en el año y es que el fin de semana tuve un tremendo evento especial, un bautizo que se mutó con un cumpleaños de cuatro décadas y posada. Empezó desde temprano y acabó muy tempranito en la madrugada también.

Hizo mucho frío y hoy estoy pagando la factura. Desperté con las vías respiratorias llenas de trafico navideño, una tos de perro callejero y la energía al 1% y “cargando…”, “cargando…” pero al parecer no avanza esto y creo que de mi va salir un mensaje de “Reiniciar o reinstalar el sistema dañado” como vil computadora con virus.

Y tú...¿ya te fuiste de posada?

Así me siento, pero eso sí “LO BAILADA NI QUIEN ME LO QUITE” yo les dije que tenía miedo, yo les confesé que temía de Diciembre, que ya sabía que las desveladas, los tragos y los ires y venires sin chamarra me iban a alcanzar tarde o temprano, por eso les escribo hoy en pijamas (como casi siempre) pero ésta vez de enferma, sudadera gruesa, pants, calcetines fajados y pantuflas, con un bote de járabe de miel que ya me envició al lado, una taza de té de propóleo y un cocktail de emergen-C, Aktron, enzimas y probióticos que me tomé para ver si me levantan las defensas un rato y me alivianan durante el día.

Una amiga llegó temprano hoy a la casa a darme la invitación para su gran fiesta y bautizo el próximo fin (ósea éste que acaba de pasar, espero ya haya estado sana y no haya quedado tiesa en la pista de baile o entregando todo en el escenario), no bajé a recibirla, seguía como mucosa pegada a las sabanas de mi cama y con mucho malestar.

Durante mis tiempos saludables se me olvida valorar lo maravilloso que es sentirse bien, se me olvida lo fabuloso que es poder respirar con los dos poros de la nariz, sin que uno este tapado, que bendición…

Aunque lo que es bendición es que no tengo hambre y que al menos sí aguanto enferma toda esta semana me voy a rebajar unos dos kilitos comiendo calditos y sopitas (mis favoritas) aunque no haga ejercicio porque debo confesar que el gym lo abandoné desde la semana pasada, le hice la lucha pero la verdad es que hay demasiado alboroto social y la agenda no le da tiempo a una para ejercitarse a parte hay que aprovechar que en esta temporada una se puede echar cualquier cosa encima para disimular las lonjas…

Adiós temporada de bikinis, fue un placer estar contigo pero fuiste muy exigente, nos vemos en Semana Santa y esperemos se usen las curvas,

Mientras tanto a seguirle metiendo dulces a la piñata que es el Top5 de objetivos en Navidad, de verdad que si la bruja de Hansel & Gretel viviera en Sinaloa se diera vuelo ya que cuando nos ponemos en engorda NOS PONEMOS y hay muchísimos espécimenes en la ciudad que seguro sabrían deliciosos con una manzana en la boca y a la vuelta y vuelta.

Si se pueden fijar mi columna hoy no tiene ni principio, ni final, ni contenido, son solo una sarta de pensamientos revoltosos que no se acomodan, porque así me siento, amodorrada y con las neuronas somnolientas.

Doy gracias a Dios que mi trabajo consiste en escribir, en pintar, en tomar fotos, en programar mis citas, en agendar y dar mi tiempo cuando lo tengo.

 

Chrismukkah spirit at grandma's #ecumenismo #christmas #hanukka #tachna #family #grandmas #merry #days #fun #tree #decoration #ornaments

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

Doy gracias al cielo que no tengo que salir ahorita que está frio y sentirme más mal. También hago un llamado de atención a todos los patrones, a todas las patronas que abran los ojos y chequen a la gente que los rodea ¿andan agripados?, ¿sabes sí tienen calentura?, ¿habrán dormido bien?

Hay que estar al pendiente de nuestra gente, porque capaz y se ven normal pero se andan sintiendo de la fregada como yo. Brindémosles una aspirina o lo que tengamos a la mano que los haga sentir bien, o mandémoslos a casa. Nadie es indispensable, mucho menos enfermo.

Así que adiós y deséenme suerte que quedan muchas fiestas por atender.

¿Estás listo para seguir la fiesta éste diciembre?

Esto te interesa: 

¿Cómo es diciembre? 

 

¡Dar hasta que duela!

 

10 artículos tóxicos que evitar esta Navidad

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios