Buena Vida

¿Qué tipo de glúteo tienes y cómo cuidarlo?

Lucirás y te sentirás muy bien

Carolina Espinoza
Por Carolina Espinoza

¿Cuántas veces no te ha pasado que vas caminando y ves una chica con un trasero de envidia? y hasta piensas ¡Maldita naturaleza, le diste lo que a mi me tocaba!, sin embargo, muchas veces nosotras mismas podemos remediar esta situación y conseguir una retaguardia de impacto.

Lo primero es identifica tu tipo de glúteos y los problemas que puedes enfrentar pero ¡no te preocupes! también te tenemos las soluciones.

 

Puedes tener unos glúteos bien formados

 

Redondo: Este tipo de glúteo es muy frecuente en la mujer que tiene tendencia genética a acumular grasa en las caderas, glúteos y piernas, además de presentar en muchos casos celulitis y retención de líquidos.

Si este es tu problema entonces se recomienda un tratamiento de remodelación corporal que eliminar la grasa localizada, reducir el contorno y levantar los glúteos y realiza series de 30 sentadillas, descansa 30 segundos y repite.

Doble: Suelen presentarlo mujeres con problemas de celulitis, justo debajo de los glúteos. Una celulitis que va acompañada de ondulaciones que se marcan incluso a través de la ropa

Esto puede mejorarse con tratamientos anticelulíticos con aparatología y la aplicación de cavitación, así como ejercicios.

Otro ejercicio que puedes hacer es la “patada de caballo”

 

Caído: La flacidez es su mayor problema. Este tipo de glúteos suele verse en mujeres delgadas, con poco tono muscular.

Para mejorar la flacidez es necesario hacer ejercicios específicos que eleven los glúteos y recurrir a tratamientos de electroestimulación para mejorar la musculatura, además de consumir carne magra, pescado y huevos, arroz integral, naranjas, manzanas y espinacas para aumentar la masa muscular.

Con forma de corazón: Esta forma de glúteos suele corresponder a mujeres con una anatomía proporcionada. La cintura estrecha y marcada y un glúteo con curvas y respingón. Es la forma más deseada pero hay que seguir una rutina para mantenerla con ejercicio y aparatología, de lo contrario, puede deteriorarse.

​Para tener un trasero de concurso debes llevar una dieta a saludable y equilibrada, con un consumo adecuado de proteínas, hidratos de carbono, cereales ricos en fibra, frutas como las fresas y las peras, pescado azul y las verduras de hoja verde.

 

Las sentadillas y desplantes son un excelente ejercicio para tonificar tus glúteos

 

Cuadrado: Este tipo de retaguardia, que se caracteriza por tener las caderas estrechas y los glúteos planos, es un problemas de constitución corporal, más complicado de solucionar, pero no imposible.

Para estos casos se recomienda aumentar el volumen muscular combinando ejercicio con una dieta adecuada o equipos de electroestimulación para ejercitar de un modo más eficaz la musculatura.

Los vaivenes hormonales, la vida sedentaria o la falta de hidratación son algunos de los factores que influyen en el deterioro de nuestras retaguardia, por suerte, existe un amplio abanico de técnicas que ayudan a modelarlo, así que si quieres y tienes la suficiente fuerza de voluntad para conseguirlo puedes tener un trasero como el de Kim Kardashian o Sofía Vergara. ;)

 

 
 
 
 
 
¿Realizas algún tipo de ejercicio para fortalecer tus glúteos?


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios