Buena Vida

¿Qué es lo que más odias de la navidad?

Saca el Grinch que llevas dentro

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Los malestares de la época   (Foto: I.huffpost.com)

    Los malestares de la época (Foto: I.huffpost.com)

Muchas de nosotras esperamos con ansias la época navideña, ya sea porque vamos a estar con la familia, porque recibimos regalos o porque esperamos unos días sin ir al trabajo.

Sin embargo, este gusto por las fiestas de fin de año no es compartido por todos, existen algunas personas que no les gustan estas fechas y les gustaría desaparecer o por lo menos dormir hasta que pasen.

Ahora bien, no todo es amor y dulzura en Navidad, a lo largo de la celebración pasamos por algunos momentos muy desagradables como:

Los centros comerciales abarrotados. A nadie le gusta acudir a hacer las compras navideñas o simplemente ir a comprar los víveres y tener que hacer colas interminables. Encontrar las cosas fuera de lugar o sentir que invaden tu espacio vital. Es algo por lo que a pocas nos gusta pasar.

La “galas televisivas”. Cada año las televisoras pasan las mismas cosas, los mismos programas y las mismas películas. Ya te las sabes de memoria. Y además, de repetidas muy pocas veces son de calidad.

El dinero que se gasta. Creo que a nadie le gusta mucho ver que el aguinaldo que costo un año de esfuerzo se esfuma como el viento, como si no hubiera existido y los planes que tenías para él, de igual manera se van y no sabes a dónde.

En las reuniones todos están más preocupados por el watsap. En la actualidad este es un mal social. Las reuniones se convierten en un lugar donde se está y no. Estás presente pero ausente. A la hora de cualquier cosa, todo mundo se toma selfies para subirlas a Internet, con una sonrisota como si de verdad se la estuviera pasando muy bien y la plática que tiene con sus amigos y amigas por medio del aparato celular parece que es más divertida que donde está.

La cena con la familia política. Si bien es cierto que a muchas personas les agrada la cena de Navidad para compartir con la familia, a pocos les gusta compartir este momento con la familia política, porque nunca falta la chismosa, el metiche, el pasado de copas, el insolente y otras cosas más. Y todo eso hace que una se sienta mal porque como no es tu familia no puedes decirles dos que tres cosas que te gustaría gritarles.

El empache constante. En esta época comemos hasta saciarnos y más. La comida está muy rica, llena de antojitos, grasas y azúcares. A donde quera que lleguas siempre tienen algo que ofrecerte para comer o beber. Así que terminas del año con varios kilos de más.

La cena de rigor con los compañeros de trabajo. Y hí si que no puedes decir que no, es casi casi una obligación asistir. Todos se quejan que no quieren asistir y el que no lo hace es el más criticado de la noche. Y luego que que toca sentarte a un lado de la persona que durante todo el año ni siquiera se dio cuenta que existías. Y si le aunas a esto que en ocasiones hacen intercambio de regalos, pues resulta que te esforzaste en hacer tu compra y en cambio recibiste una crema Hinds.

La televisión plagada de anuncios de juguetes. Como si no fuera poco con las mismas y malas películas de todos los años, además estas están plagados de anuncios comerciales de juguetes y más juguetes.

¿Tienes alguna otra que agregar?

También te puede interesar:

#Video: La evolución del juguete

 

Marcas que prefieren las mujeres en Navidad

 

Tecnología para regalar en Navidad


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios