Buena Vida

¡Que el dinero no sea causa de tu divorcio!

Planifica bien tus gastos, eso te ahorrará problemas posteriores

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Reparando la casa    (Foto: Opendeco.es)

    Reparando la casa (Foto: Opendeco.es)

Desde tiempos ancestrales hasta hace poco, quien salia a trabajar para llevar dinero a la casa era el hombre, de ahí que se le conozca como el proveedor. Sin embargo, esto quedó atrás con la con la independencia económica y el poder financiero de las mujeres.

Lo que ha obligado a las nuevas parejas a organizarse de otra manera. Si bien el dinero es la base material sobre la cual se construye la vida en común, hasta el momento existen parejas que pasan por alto la manera de distribuirlo y de poner límites tanto en su gasto como en la cantidad de aporte de cada cónyuge.

Establecer topes y marcar las pautas permitirá generar un estilo de vida más cómodo, hacer un patrimonio y ahuyentar las confusiones al respecto.

Cocinando con la pareja    (Foto: I4.alfi.lt) 

 

Dentro de los errores más comunes que se hacen están:

No establecer acuerdos. Debido a que hablar de dinero cuando una relación de pareja va empezando, porque parece poco romántico, se generan grandes problemas. Estos se evitarían si se planearan, y así se dejarían atrás falsas expectativas debido a la mala planeación del dinero. En el acuerdo deberán dejar bien claro la parte proporcional que aportará cada cónyuge a la relación.

No hablar de estilos de vida. Desafortunadamente el empezar a vivir juntos no evita la manera en que nos conducimos por la vida. Generalmente uno de los dos gasta mucho y el otro es siempre está muy preocupado por la economía. Cuando los hábitos son tan diametralmente opuestos, se deben considerar seriamente.

No ser objetivos. La suma de 1 más uno en economía no necesariamente son dos. La euforia de iniciar una vida juntos, los diferentes hábitos y los requerimientos de una nueva casa hacen que el primer año termine lleno de deudas. Conviene que ambos sean más cautos que nunca para no caer en excesos.

Iniciando una vida juntos   (Foto: Static.imujer.com)

 

No ser previsores. No estamos habituados al ahorro, y al empezar una vida juntos desequilibra la economía. El que uno de los cónyuges quede sin trabajo o una enfermedad hace que recurran a préstamos con taza de interés muy elevadas. Para evitar esto debe destinarse una cantidad mensual para esos imprevistos.

No entenderse en el manejo de la economía. Cuando estamos muy viciados en el manejo individual de la economía es posible que pase un mínimo de seis mese para revisar los ingresos y egresos, planear y acortar gastos, platicar y hacer adaptaciones, antes de tener un panorama de las necesidades específicas de la pareja.

 

¿Has tenido problemas financieros en pareja?

 

También te puede interesar:

#7 tips para una excelente economía este 2016
¡Una tarea nada fácil!

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios